ME ENAMORÉ DE UNA ISLA


Foto: Nick Kenrick., LicenseAttribution

 

Me enamoré de una isla, de su cielo, de sus mares,
de sus cristalinos ríos y verdes cañaverales,
de sus alegres campiñas, de sus gráciles palmares,
de sus altivas montañas, de sus bellísimos valles,
de sus arenosas playas, de sus muy lindos pinares,
de sus coloridas flores, elegantes y olorosas,
de sus intensos paisajes con sus vistas majestuosas,
de su flora, de su fauna, de sus bellas mariposas,
de sus pájaros trinando dando notas armoniosas,
de sus mujeres sensuales y música pegajosa,
de sus aires tropicales y su comida sabrosa,
del calor de los cubanos y de su actitud afectuosa,
de tantas cosas que olvido y de su historia gloriosa,
del ambiente que existía en aquella Cuba hermosa
antes de caer en manos de gente facinerosa.

Hoy sufro la lejanía, por ella mi corazón llora,
me enamoré de una isla, de una isla encantadora.

Cástulo Gregorisch
11/24/02

A todos aquellos interesados en mi obra poética
la pueden apreciar visitando mi blog como sigue:

http://www. gregorisch.blogspot.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s