ZOOLÓGICO

Innecesaria cárcel de animales

que privados de su libertad en él quedan,

alejados de su medio ambiente,

atrapados detrás de las rejas.

Un público interesado les observa

sin percatarse del hecho,

que aquellos infelices animales

confinados sufren en un mundo estrecho.

Negada la libertad que es su derecho,

perpetua e injusta cadena le imponemos,

para contemplarlos enjaulados

como si fuesen comunes presos.

Sin haber delito alguno cometido,

de su natural espacio los extraemos,

arrojándolos a una limitada dimensión

en un zoológico o circo de pueblo.

Criticable la actitud de los humanos

que ignorando la libertad que disfrutamos,

a esos infelices animales

de esa libertad pues les privamos.

La reciente y triste muerte de un gorila,

provocada por nuestra negligencia,

queda como contundente prueba

de nuestra evidente falta de conciencia.

Cástulo Gregorisch

6/3/16

A todos aquellos interesados en mi obra poética

la pueden apreciar visitando mi blog como sigue:

http://www. gregorisch.blogspot.com/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s