Editado en Francia el Tomo VI de Desde las Orillas del Sena, de la Serie Cartas a Ofelia

Place Vendôme de Paris.

Place Vendôme de Paris.

París, 11 de abril de 2015.

Querida Ofelia:

Acaba de ser editado en Francia mi libro de crónicas N° 26 de la Serie “Cartas a Ofelia” con el título de “Desde las orillas del Sena” (Tomo VI).

Lo podrás encontrar en mi sitio web www.cartasaofelia.com  cuyo webmaster es el ingeniero Leonel Mena Valdés- en la columna izquierda de la portada, y en www.cubamatinal.es (pulsas sobre Cartas a Ofelia. Libros). Se demora un poco en abrir pues contiene 109 crónicas escritas en español, francés e italiano, en 506 páginas. En ambos sitios web puedes encontrar también los veinticinco libros anteriores.

El director de Cuba Matinal es Don Miguel Ángel García Puñales, historiador y sociólogo cubano exiliado en España. Presidente de la ONGD Ceninfec (Centro de Información y Documentación de Estudios Cubanos) y director del diario digital Cuba Matinal.

También fue publicado en www.camajuani.net (pulsa sobre BIBLIOTECA VIRTUAL), sitio del director de la Revista Camajuaní, Don Miguel García Delgado, mi viejo amigo de infancia y ex guerrillero del Escambray durante la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista.

Gracias al historiador cubano Ferrán Núñez, se pueden encontrar y descargar gratuitamente en Google Drive, los veintiséis libros en la siguiente dirección: https://drive.google.com/folderview?id=0B2JGTV0Z-vJ5fkwyck1hbENQT2pDWC1ZLUFqZTBqVjZNQUR4aGJWblllT09kYmpWeUhlSGc&usp=sharing

Las crónicas en español de este nuevo libro siguen siendo publicadas desde Estocolmo por el Sr. Carlos Manuel Estefanía, Director de Cuba Nuestra en: http://cubanuestrasemanario.wix.com/cubanuestra# También podrás encontrar en este sitio el libro y nuestras entrevistas semanales en ¿Qué pasa en Francia?

Desde Miami las publican Don Roberto A. Solera Director de Cuba en el Mundo, en www.cubaenelmundo.com y Don Agustín Rangugni, Director de Radio Miami, en: http://www.radiomiami.us/

Te envío el prólogo que escribió mi encantadora amiga Taide Echevarría Reguera:

“Miami, 10 de abril de 2015.

 

Hoy al despertarme recibí una llamada desde Francia de mi querido amigo Félix José, no me extrañó pues lo hace muy a menudo, pero cuando me dijo para lo que me llamaba, casi me muero de un infarto. Quiere que  le escriba el prólogo de su último libro y… tan pronto como ya. ¿Pero cómo yo?  ¡Yo que jamás he escrito nada! Además, los prólogos de sus libros han sido escritos por:  periodistas, licenciados, poetas, escritores, catedráticos, personas que han sido premiados en las artes y las letras. Yo solo terminé la Secundaria Básica. Pero eso sí, conozco a Félix y a casi toda la familia desde muy temprana edad, por las vueltas que da la vida. Así que escribiré lo que sé, lo mejor que pueda… a ver cómo me queda.

Viví en el mismo barrio que Félix José desde los 5 años, pero no fue como hasta los doce, cuando lo conocí por medio de su hermano Juan Alberto, al empezar en la Secundaria Básica Felipe Poey. Comencé a ir a su casa a estudiar. Del estudio pasamos a ir a las fiestas juntos y Félix nos acompañaba. Salíamos los tres juntos, y me acostumbré a visitar la casa. Ofelia no había tenido hijas, por lo cual  siempre se desvivía conmigo. Si yo me hacía un vestido nuevo, antes de salir a pasear, tenía que pasar por su casa para que ella viera como me quedaba y me diera el visto bueno.

 

Conocer a Félix José y a su familia, es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, pues me ofrecieron una segunda familia en el momento en que yo no tenía ninguna.

 

Siempre que una llegaba a la casa de la calle Soledad # 507, todo era risas, desde que entrabas hasta que te ibas, porque Ofelia cada vez tenía el último chiste. Ella y Amado eran como Lucille Ball y Ricky.

 

¿Qué puedo contar de Ofelia que no hayan dicho ya? Creo que fue muy feliz en la vida y en su matrimonio. Al menos por lo que yo vi, hizo siempre su voluntad, además, para ello tenía a su amado Amado, valga la redundancia, el que la complacía al pie de la letra, aunque a veces rezongaba. Pero creo que era para darle énfasis al asunto, o para que ella le dijera: “Ay Amadito ven acá mira, es que tú sabes….”  Cuando él se le acercaba, ella le daba un beso y él se iba a cumplir el deseo a su amada Ofelia. Fueron una pareja feliz, como no quedan muchas.

 

Así Soledad 507 se convirtió en el centro de reunión de numerosos amigos del barrio para: noticias, chistes, anécdotas  y comentarios anticomunistas. Eso fue lo que dio lugar a que cuando Félix José empezó a escribirle las cartas a Ofelia desde Francia, ella se las leía a todos los que iban en busca de las buenas nuevas. Esas cartas se fueron popularizando por el barrio.

 

Cuando Ofelia fue llamada por Dios en el 1988, Félix se derrumbó en ese tan lejano París. Mi esposo y yo le dimos el consejo de que siguiera escribiéndole a Ofelia, pero poniendo las cartas en Internet. Estábamos seguros de que al igual que en el habanero barrio de Cayo Hueso habían gustado tanto sus cartas, a otras muchas personas les gustarían también. Así lo hizo. Ya ha escrito más de 3, 300 cartas, las que también han sido publicadas en 25 libros. Es una lástima que no haya podido recuperar  las que le había mandado a Ofelia, desde el 1981 cuando logró salir de Cuba, hasta el 1988.

Sin proponérselo, así como grandes pintores han inmortalizado iglesias o personas con sus obras, Félix ha inmortalizado a Ofelia con sus Cartas a Ofelia.

 

Nosotros partiremos, pero las próximas generaciones cuando lean sus Cartas a Ofelia, disfrutarán  al hacerlo, descubrirán lugares e historias que no conocían y sabrán que esa señora, Ofelia, no fue solo un nombre sino una mujer real, que existió con corazón y alma nobles, siendo plebeya”.  Taide Echeverría Reguera

Mi querida Ofelia: Como te habrás podido percatar, la creación de estos veintiséis libros, la difusión de ellos y de mis crónicas, es el resultado del trabajo y colaboración de un grupo de amigos y colegas periodistas desde: París, Estocolmo, Madrid, Miami, Washington, etc. Les doy mis más sinceras gracias y un gran abrazo a todos ellos.

Te deseo un porvenir lleno de: paz, amor, salud y Libertad*, en unión de tus seres queridos y… ¡Qué Dios te bendiga!

Un gran abrazo desde la espléndida Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

*Como sabes, me es imposible escribir esta bella palabra con minúscula.

 Desde las orillas del Sena. Tomo VI. (Serie “Cartas a Ofelia”). © Félix José Hernández Valdés. Depósito Legal: abril  de 2015. © Versión PDF para la web y edición en papel; diseño, maquetación, montaje y foto de la portada: Félix José Hernández Valdés.  Prohibida la reproducción total o parcial de la presente obra sin la autorización del autor. Editado en París, abril de 2015.  Foto de la portada: ©Place Vendôme, París.822.

Puede abrir el libro pinchando aquí;  Desde las orillas del Sena.Tomo VI

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s