ESCALA DEL COSTA CLASSICA EN TURQUÍA: ESMIRNA-ÉFESO

La Biblioteca de Éfeso

La Biblioteca de Éfeso

Esmirna (Izmir), 28 de julio de 2014

Querida Ofelia:

Como de costumbre, con las primeras luces del alba, tiramos el ancla en un nuevo puerto, en Izmir o Esmirna. Desayunamos en el Ristorante Tivoli, atendidos por dos amabilísimos camareros: el hondureño Oscar Leiva y el peruano Carlos Silva; éste último lleva 11 años trabajando en cruceros, “lejos de casa y con la nostalgia por su familia y su país”-cito sus palabras.

Tomamos el autocar en el muelle del puerto hacia la fabulosa Éfeso. Tuvimos una excelente guía, llamada Fergul Atnaca.

Estábamos a +36°c. y cuando hacíamos una parada el chófer apagaba el aire acondicionado “por razones ecológicas”, según la guía, es decir que al volver a tomarlo era un horno.

Hicimos una parada en una cafetería en la carretera. No fue necesario preguntar dónde se situaban los aseos, pues el pestilente olor nos condujo a ellos. Me hicieron recordar los de La Piragua del Malecón habanero durante los carnavales revolucionarios.

Mi esposa pidió una botella de agua para llevar y resultó que las cinco primeras que le trajeron ya estaban abiertas, sólo la sexta estaba cerrada como Dios manda. Se puede pagar en todas partes con euros y te dan el vuelto en la misma moneda.

La guía nos fue hablando sobre Turquía durante la hora de viaje por una moderna carretera, que une Izmir a Éfeso: el 65% de la población del país tiene menos de 35 años; el 11% de la población está en el paro; el salario mínimo mensual es de 300 euros por 48 horas de trabajo a la semana (en Francia es de 1200 euros por 35 horas de trabajo a la semana); un litro de gasolina cuesta más de dos euros, etc.

Y…llegamos Éfeso: Situada entre las fronteras de Izmir o Esmirna, Selçuk es el sitio de la antigua ciudad de Éfeso, un importante lugar histórico. El Instituto arqueológico de Austria empezó las excavaciones en 1954 y ahora el Museo de Éfeso y el Ministerio de Cultura se encargan de su restauración y conservación.

Durante la formación de la ciudad, en un corto plazo de tiempo fue capaz de establecerse como centro de poder, cultura y comercio. Debido a su rápido crecimiento Éfeso se convirtió en la cuna de las civilizaciones del oeste del Mediterráneo. Durante el inicial establecimiento de la ciudad hacia el 6000 a. d. Cristo, el poder de la misma continuó siendo suyo durante el periodo Neolítico. Cuando los antiguos griegos comenzaron a migrar hacia Éfeso en el 1050 a. d. Cristo, sus asentamientos se encontraban en el puerto de la ciudad. Más tarde, hacia el 560 a. d. Cristo el trono de Artemis se fue a la ciudad debido a su rápido crecimiento.

La actual Éfeso se estableció alrededor del 300 a.d. Cristo por Lysmachosi uno de los genera­les de Alejandro Magno. Viviendo sus más prolíficos años durante las eras Helenística y Romana, Éfeso fue la capital de la provincia asiática, con una población de 200 000 personas. El mejor templo construido por Artemis basado en la tradición de la diosa madre de Anatolia (Kybele) se encuentra también aquí y es considerado una las Siete Maravillas del Mundo.

La lista de lugares importantes en Éfeso es realmente larga. Entre ellos se destacan: Vedius Gymnasium, Stadion (60 d .d. Cristo.), los Baños del puerto (entre los siglos I y II d. d. Cristo), Arkadfane – La Vía Arcadia, una maravillosa avenida flanqueada por columnas de mármol ( uno de los extremos de la vía termina en un pequeño pantano y el otro en el deslumbrante Gran Teatro con una capacidad para 24 000 personas), la Biblioteca de Celsus (I siglo d. d. Cristo), que fue completamente reconstruida durante los años 80 ( la fachada excavada en las faldas del Monte Pión, servía de escenario al Festival de Artemisa que se celebraba cada año). El Mercado de Ágora, las Termas, el Templo de Sarapis, la Fuente de Trajano, el Templo de Adriano, el Templo de Domiciano, el Gobierno de Ágora y el Odeón. Otra particularidad de Éfeso son las casas de la ladera pertenecientes a la época romana. Esas casas, famosas por sus frescos y mosaicos, reflejan el estilo y arquitectura de su tiempo con todos los detalles. Una parte de ellas han sido colocadas bajo una moderna cubierta diseñada por expertos austriacos a finales de los 90.

El antiguo teatro de la montaba de Panayir durante el periodo Helénico contiene pasadizos de mármol y una capacidad de entre 20 000 y 24 000 espectadores.

Más tarde fue evolucionando por obras del emperador Claudio y completado durante el gobierno de Trajano con una magnífica vista durante el perio­do romano, que aún hoy día con­serva. Actualmente, el teatro sigue siendo un lugar de celebración de eventos locales e inter­nacionales, desde Joan Baez, Sting, Elton John, etc., han realizado espectáculos en este antiguo teatro.

Nos acompañó todo el día la deliciosa señorita Dorine Delmouly, responsable de programación para los turistas franceses. Esa chica es una verdadera joya. Después la volvimos a ver en el Cocktail V.I.P. al que nos invitó el Capitán Giovanni Cosini en el Salón Puccini a las 8 y 45 p.m. También estaban allí la gentilísima responsable de Relaciones Públicas del Costa Classica , la señorita Anna Brighetti y el guía español, el caballero Daniel Hersog. Creo que la dirección de la Compañía Costa sabe escoger muy bien a su personal.

Pero volvamos a nuestra excursión. Después de habernos detenido en un elegantísimo Centro Comercial en forma de Ágora, donde se podía comprar todo tipo de: muebles, tejidos, esculturas, pinturas, etc., todo de belleza y calidad, continuamos hacia La Casa de la Virgen María en Selçuk. Está situada en la colina de Bülbül. Este lugar sagrado, que también es llamado Panaya Kapulú por los cristianos, se cree que fue construido alrededor del siglo IV a. d. Cristo. Fue descubierto por excavaciones llevadas a cabo en el 1891. La “tumba” de la Virgen Marra se encuentra en el sureste de la colina de Panayir, y desde hace muchos años, se celebran aquí ceremonias religiosas cada 15 de agosto. En el 1957, el papa Pío XII confirmó que ésta era la casa de la Virgen María, convirtiéndola en lugar de peregrinación para los cristianos. Según la tradición, poco antes de su crucifixión, Jesús acompañó a su madre hasta donde estaba su discípulo San Juan una vez que decidió que Jerusalén era peligroso para ella, salvaguardándola en la coli­na de Bülbül. Allí vivió la Virgen María hasta la edad de 101 años y siguiendo el sentimi­ento general del cristianismo, una iglesia fue construida en la colina bajo la insignia de una cruz. San Juan continuó vivien­do en Éfeso, y de acuerdo a la tradición, allí estuvo escri­biendo La Santa Biblia hasta su muerte.

La Basílica de San Juan en Selçuk fue construida durante el s.VI d. d. Cristo por Justiniano, el emperador bizantino. Se encuentra en la colina de Ayasuluk. En el lado este de la tumba de San Juan, localizada en la basílica y en niveles inferiores, también se encuentran las estancias donde el Apóstol vivió. Estas estancias se encuentran separadas de la basílica distribuidas de forma semicircular. Al norte del área del cementerio, se encuentran frescos con santos y en las cabezas de las columnas del lugar se ven monogramas del emperador Justiniano y su mujer Teodora que fueron restaurados.

La Iglesia de Los Siete Durmientes, se construyó durante los siglos V y VI d. d. Cristo. Aún hoy es un famoso un centro de culto. Cuatro son los pisos que se han desenterrado excavando en este emplazamiento y se estima que aún tres más se encuentran ocultos. Se cree que este lugar fue un monasterio y que los vestíbulos del nivel de suelo fueron utilizados como seminario. De acuerdo a la tradición, antes de la aceptación del cristianismo como religión, siete jóvenes alejados de los idolatras a la nueva religión y encontrando un remanso de paz aquí, cayeron dormidos durante casi 200 años y cuando despertaron descubrieron que el cristianismo era ya una religión aceptada y asentada, con todos los cambios que ello suponía a su alrededor. Al morir fueron sepultados aquí y una gran iglesia fue construida en sus nombres.

Regresamos al Costa Classica y después nos fuimos a dar un paseo por la bulliciosa Esmirna o Izmir, a pesar el calor sofocante. Es una ciudad de 3,5 millones de habitantes del centro oeste de Turquía, tercera del país por número de habitantes. Esmirna es uno de los lugares que reivindica para sí el honor de ser el lugar que vio nacer al legendario poeta Homero. El primer asentamiento humano en Esmirna se remonta al tercer milenio antes de Cristo. Se cree que su desarrollo coincidió con el de Troya. Su prosperidad atrajo el interés de los persas, los que la ocuparon causando su destrucción. Tiempo después fue refundada por el emperador Alejandro Magno en et 333 a. d. Cristo.

Después de la cena, asistimos al Coktail V.I.P. del cual ya te escribí más arriba. Como el Club Costa nos regaló a cada uno 20 euros en fichas, fuimos a jugarlas al Casino. Llegué a ganar 160 euros, pero al final los perdí.

En el Teatro Colosseo disfrutamos del espectáculo “The lady of Soul”. Fue un recital de bellas canciones con la magnífica voz de una diva de ébano: Victoria Horne. Nos parecía estar presenciando y escuchando a la gran Tina Turner. A continuación comenzó “La Noche Blanca”, lo cual consistió en un gran baile en el Salón Puccini.

Y así terminamos este día de enriquecimiento cultural extraordinario. No comprendo como algunas personas se quedaron tomando el sol todo el día alrededor de la piscina, con tanta historia y cultura a disposición.

Mañana amaneceremos en la isla griega de Samos.

Te quiere siempre,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s