PROMETEO LIBERADO

Pierre Paul Rubens y Frans Snyders, « El suplicio de Prometeo (detalle)1611-1612,  Philadelphia Museum of Art.

Pierre Paul Rubens y Frans Snyders, « El suplicio de Prometeo (detalle)1611-1612, Philadelphia Museum of Art.

París, 9 de julio de 2014.

Querida Ofelia:

Disfruta de este escrito de nuestro amigo poeta disidente Yndamiro Restano. Me lo envió ayer desde Miami, la capital de Cuba Libre.

“El mundo se encontraba sin sentido. Incluso hasta la historia la habían tergiversado los hombres. La mar, los cielos, las arenas de los desiertos, las ciudades abrumadoramente habitadas con sus bolsones de miseria; todo venía produciendo un asombro impotente en la raza humana hasta que Cristo y Eros después de un diálogo decidieron liberar a Prometeo y a su eterno retorno del tiempo. ¿Qué había pasado en el mundo? ¿Qué tenía que ver Prometeo con toda este nihilismo que se había apoderado del pensamiento de los hombres?

Pues bien, las respuestas estaban ahí buscando el genio que realizara las preguntas. Sin embargo, esta vez, las preguntas debían ser más sabias, porque las respuestas no provenían exclusivamente del razonamiento sino del corazón. Eran necesarias las palabras inmortales, las que provienen de la eternidad; las que cuando parece que van a morir se vuelven fragancia. Hay que conectarse con la voz del ala; esa voz inicial que nos hace volar por encima de todas las fronteras y envuelve el hueco de la muerte. Prometeo le robó el fuego a los Dioses y destapó la conciencia creativa del hombre, pero se adueñó de ese poder asombroso sin sentido crítico. Creía que poseer el fuego era la panacea para resolver la vida trágica de sus congéneres empeñados en vivir a toda costa. Prometeo pensaba que el drama de la existencia se podía resolver con la astucia y terminó en el eterno retorno del dolor y el sufrimiento.

Ahora el héroe sufría y el águila eterna lo martirizaba porque el conocimiento técnico de Prometeo estaba envenenado por la soberbia y esta prepotencia se expresaba en la bilis que segregaba su hígado en sus momentos más iracundos. Sin embargo, Cristo y Eros llegaron a la conclusión que la simbiosis que ambos habían hecho iba a liberar a Prometeo de su trágico destino. Prometeo había fortalecido el ego, la sobrevivencia de la especie humana era más factible, en fin, el hombre tenía más poder, más fuerza vital creativa, más tecnología. Pero toda esta grandeza iba atrofiando el pensamiento humano que dejó de hacerse las preguntas sabias que le hacían indagar acerca de su sentido. Entonces, el mal de la superficialidad, de las ideologías engañosas, de la violencia y la corrupción se fueron apoderando de la vida de la gente. La vida se volvió banal.

No obstante, la existencia humana es invencible y después que Cristo y Eros inspeccionaron los infiernos y liberaron a todas las almas de su trágica ignorancia. Les informaron a sus respectivos Dioses de los detalles de su misión y fueron condecorados con una gran rosa blanca. Por su parte, Jehová y Zeus se dieron un abrazo y se comprometieron a no separarse jamás. En resumidas cuentas, Cristo y Eros habían dado una gran lección para salvar al ser humano: Ni fuerza vital creativa sin caridad ni caridad sin fuerza vital creativa.

De cualquier manera, Prometeo vive hoy después de ser liberado, en un confortable apartamento de Manhattan, muy cerca de su laboratorio. Curiosamente, en la puerta del laboratorio, hay un aviso que dice: ‘Quien no sepa amar, que no pase, aunque venga con el descubrimiento técnico más fascinante. Los que aquí creamos, hemos concluido que la verdadera locura, es la razón sin amor’.

Definitivamente, no hay espectáculo más conmovedor que una razón encadenada. Una razón que gime porque no la dejan entrar en el bosque primaveral de la sensibilidad”. Yndamiro Restano

Un abrazo desde La Ciudad Luz con gran cariño y simpatía,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s