MONOLOGO EXISTENCIAL

photo

¡Ah…que tedioso sería el existir sin fantasear! La fantasía es la energía inagotable del talento, los atinados son trovadores de la imaginación, seres de infinita creación que desconocen imposibles. Me lo digo y lo repito al igual que esa voz interna que me acompaña, a veces familiar y clara, y otras, la escucho como una bocina rajada con ruido y eco ensordecedor, pero siempre en mí. Estoy por creer que los continentes se desplazan, el norte ahora es el sur y el sur lo veo como norte; el mapa terrestre único, se me presenta conformado por un sinnúmero de piezas de un rompecabezas sueltas a la deriva, navegando en un mar de incongruencias e incomprensiones. Siento un sabor y olor a sangre que ya me es familiar; detesto las miradas de esos que están pendientes de mi proceder, ya no los reconozco, tampoco me comprenden, pero si me cuido de ellos, nunca se sabe en quien confiar. Y vuele esa voz calmada tornándose estridente a ratos, que se empeña en ser compañía, interrumpiéndome sin cesar. Tengo visitas frecuentes de personajes célebres de épocas pasadas con los cuales polemizo sobre todos los “ismos”, al final me impongo con mi yoismo… ¡Que carajo de tanto teorizar, si el mundo está al revés! No estoy en contra de nadie, solo estoy a mi favor y el talento no necesita de la suerte. Dicen que me evado de lo que llaman realidad y me pregunto: ¿Para qué quiero estar centrado en ella? La conocí y se las cambio por mi escape figurado, teniendo como testigos a la mente y a la memoria; no soy farsante de doble cara, la moralidad, se puede estirar o reducir según la ocasión, la honestidad, es una joya escondida por las miserias humanas; el santo tiene su pasado y el pecador su futuro;siempre existe una oportunidad. La generosidad es una cualidad en extinción. ¡Salvémosla! Estos mensajes que recibo de la existencia misma, se hacen cada vez más inquisidores…son depositados en cualquier parte, en las caras de otras personas, en animalejos que invaden mi cuerpo y me torturan con su ir y venir; ¡Ay! sus zumbidos me taladran las sienes. ¡Cuídate de los miserables de alma, son una plaga! Me desplazo por los senderos del tiempo con la avidez de comprender si existe evolución o involución; largas horas de desvelo acuñan la incertidumbre del devenir, mi mente abierta impide el poder de la doctrina, gracias a mi alucinar sobrevivo. La indolencia amamanta a los desalmados y el desenfado los cultiva. Ya vienen hacia mí…
¿Quiénes son Uds.?…¿A dónde me llevan?… ¡No, no me quiten mi fantasia, no me la roben!… ¡No quiero medicamentos!

Rolando Lorié (copyright-2013)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s