Tenía nombre, pero le llamaban J C

Rabo de nube. Foto: Sunshineband

Rabo de nube. Foto: Sunshineband


Por Belen Torres

De pronto todo oscurecio y el viento se llevo en sus
brazos todo cuanto hallo en su camino..
Mi sombrilla nueva voló más de 40 metros y fue a parar a mitad
de la calle hecha todo un retorcijo de hierros; tan grande
soplo ese viento que nos vimos de pronto dando vueltas sobre
nosotras mismas tratando de controlar las sayas y las enaguas,
para no quedar en ropa interior en medio de la calle. Eso nos impidio
mirar al cielo y la gran amenaza que se dibujaba detras del
campanario de la iglesia del pueblo.
Habíamos llegado una semana antes para pasar las vacaciones de
verano con nuestra familia de Cienfuegos y ese dia estabamos de
paseo como paseaban las ninas de antano, cantando y recogiendo
flores para llevarle a la Virgencita.
Cuando sentimos el escándalo soltamos las amarras de los vestidos
y entramos en panico. En direccion a nosotros y machete en
alto volaba mas que corria una tropa de hombres de todas las edades,
parecian mambises escapados de un campo de batalla de silencio y
olvido desde aquella guerra, la grande del 68, mas de un siglo atras.
El terror nos paralizo y ellos nos gritaban para abrirse paso,
-corran pa! la casa que esto no es cosa de mujeres!-
Al frente del grupo iba un joven soltando bolas de fuego de una vieja
escopeta, -Salgan del camino chiquillas, fuera!
Abrazadas y dando tumbos nos corrimos hacia un lado del camino,
para ver como los unos con tijeras y los otros con machete conjuraban
al gigante rabo de nube que crecia enroscandose en su propio rabo
vomitando ramas y tejas a todos los que le salian al encuentro.
Entonces sucedio la tragedia. El poste de electricidad cayo con
estruendo y los cables echando chispas por las puntas empezaron
a saltar.
-Atras!, Atras, grito del de la escopeta y la columna de niños y hombres
armados como quiera se detuvo en seco.. El rabo de nube se dibujaba
negro y gigante ante nuestros ojos, y entonces se oyo un grito
-Conmigo es diferente- era un hombre sucio y jorobado que corria
hacia el poste para clavarle su machete en las entranas,
-Yo si se como se corta un rabo de nube!, le cortas los cables y el se desenreda
y desaparece en el aire! -Al Ataqueeeee!!!!
Era el bobo del barrio, Juan Caga’, que haciendo caso omiso de los
gritos se subio en el tronco y clavo su machete en el siniestro cable
que danzaba y danzaba con sus chispas de alto voltaje.
Lo vimos saltar y bailar una danza de muerte mientras se ponia rojo,
y luego negro, y luego rojo, y luego una sombra inerte.
!Juan Caga’! -gritaron todos, y esta vez con voces de misericordia y
no de burla.
Al momento una fina lluvia cayo y el rabo de la nube, desenrollado
finalmente de su cable de fuego, volo’ como una cometa
presurosa por devolverle al cielo su color azul.
Asi lo vimos ese domingo triste que el rabo de nube tuvo un duelo
de honor con Juan Caga’, el He’roe del pueblito que tal vez aun exista
alla en mi tierra a pesar de la distancia y de la ausencia.
Belen Torres

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tenía nombre, pero le llamaban J C

  1. Me encanta este cuento, se puede ver todo lo que pasa y a todos los personajes, a JC corriendo detras del rabo de nube… muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s