“Somos una colonia yanqui. Aunque muchos no se lo crean, Cuba es una colonia norteamericana”

¿A QUÉ VIENEN LOS ARTISTAS CUBANOS A ESTADOS UNIDOS?

Por Julio Soto Angurel

En la isla de Cuba se practica la esclavitud contra todos los cubanos, contra todos los cubanos de todas las razas y género.

De esa forma todos los cubanos que se dedican a las actividades artísticas también son esclavos.

El estado cubano domina, controla y somete todos los aspectos de la vida de los cubanos.

De eso ningún cubano puede escapar, absolutamente ninguno.

Todos los cubanos están sometidos, subordinados y doblegados completamente ante los poderes del estado.

El estado cubano es esclavista.

Los españoles estuvieron poseyendo como dueños a la isla de Cuba, durante 409 años y 6 meses. Fueron cuatro siglos de dominación española.

Los españoles colonialistas implantaron la esclavitud primero contra la original población nativa y cuando exterminaron a esta, trajeron a negros del África, chinos e indios de México sobre los cuales descargaron el peso de la esclavitud.

Los blancos fueron libres.

Los cubanos constituidos en república, en toda muestra historia, desde que los españoles arribaron a Cuba en el 27 de octubre del año 1492 solo tuvimos un período de libertad relativa sin esclavitud, desde el 20 de mayo de 1902 hasta el 31 de diciembre de 1958 que fue el día en que se arrió la bandera norteamericana y se retiraron, junto con los norteamericanos, las autoridades coloniales españolas.

Transcurrieron 56 años, 7 meses, 1 semana y 4 días sin la práctica de la esclavitud en nuestra isla.

A partir del 1ero. de enero de enero de 1959 hasta la fecha, regresamos de nuevo, con el gobierno de los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz y su grupo, a la práctica de la esclavitud, pero esta vez contra toda la población sin distingos de razas.

En este contexto vivimos todos los cubanos; los que hemos salido de la isla tenemos un poco de mayores libertades relativas, pero siempre bajo el control y chequeo de las autoridades norteamericanas.

En este contexto vienen los artistas cubanos a Estados Unidos.

Estas personas salen de Cuba, porque son enviados por el gobierno de la isla.

Salen con su autorización y permiso; de lo contrario no podrían hacerlo porque en Cuba toda la población está sometida a los caprichos despóticos de sus gobernantes.

Una forma de control y manipulación de la población es sobre la base de reclutar como informantes al ciento por ciento de todos los habitantes de la isla capacitados para ver y escuchar lo que hace el prójimo y decírselo en forma de denuncia o delación a algún funcionario estatal capacitado para escuchar lo que le cuentan esos informantes o delatores acerca de todos los demás con quienes tienen contactos.

De eso no escapa nadie, no importa que sean familias, vecinos, amigos, compañeros de trabajo, hermanos fraternales de alguna iglesia, nadie, absolutamente nadie está a salvo de la mirada, la escucha y la delación del prójimo más cercano.

Pero el gobierno, enmascara todo este monumental control, en una supuesta lucha contra el enemigo imperialista norteamericano.

Sobre la base de que hay una lucha permanente y mortal contra Estados Unidos y contra los cubanos que se van de Cuba y que además le tienen odio a los gobernantes de la isla, se justifica y encubre este colosal movimiento de sometimiento, control y manejo de toda la población cubana.

Durante décadas se inculcó a los habitantes el odio y el miedo a los extranjeros. Cualquier extranjero podía ser un agente de la CIA.

Unos llegaban a contaminar la ideología oficial de la isla que era y es el marxismo leninismo (aunque ahora hay un raro hermafroditismo ideológico con la Iglesia Católica).

Por pretender contaminar las ideas se iba y se va a la cárcel y también al paredón de fusilamiento aplicando la ley del diversionismo ideológico.

Otros, que llegaban a simplemente tratar de hacer un daño muy vago e indefinido contra el proceso político, recibían y reciben también, el mismo castigo que los otros.

Algunos, o la inmensa mayoría, o tal vez todos los que salen del país, temporal y permanentemente, siempre tienen la encomienda de dejarse reclutar por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, con el fin de ser dobles agentes y pasarle la información al gobierno castrista, de lo que vean, escuchen o le propongan hacer contra los gobernantes de la isla.

De esa maquinaria no escapa nadie, solo las personas que fallecen pueden escapar de esta forma de vida.

Durante toda la vida y existencia del cubano, éste va a vivir denunciando al prójimo y por esta razón se le hace creer que es un agente secreto.

Los cubanos están convencidos, porque se lo dicen los funcionarios estatales encargados de escuchar y recoger por escrito las denuncias de estos contra el prójimo que son espías y/o agentes secretos.

Se pasan la vida sin saberlo, conformando redes de personas de confianza y colaboradores que se comprueban unas con otras constantemente y que se pasan la mayor parte del tiempo participando de conspiraciones ficticias y recibiendo órdenes y orientaciones de sus funcionarios estatales encargados de ejecutar toda esta monumental forma de perder el tiempo.

En este contexto, llegan los artistas cubanos al territorio de Estados Unidos.

Repito, la inmensa mayoría se cree que son espías, porque así se lo hacen creer en Cuba.

Todos tienen a sus esposas o compañeros sentimentales, que están reclutados también y a los que se les propicia con toda intención colocarles amantes para conocer a través de estos las verdaderas lealtades de todos para con sus amos castristas y el estado.

¿Qué pueden hacer ellos?

Solo pueden cumplir las órdenes que se les dan; vienen a Estados Unidos a tocar, cantar, mostrar sus habilidades y virtuosismo y regresar para la isla, si es que no les dan la orden de quedarse en los Estados Unidos o en otro país.

Simplemente son esclavos. Son verdaderos peleles del estado cubano.

Personalmente, no tengo nada contra ellos, para mi son mis hermanos y compatriotas y comprendo todo lo que ocurre con ellos, porque conozco y comprendo el tema.

Si ellos vienen aquí, a Estados Unidos, es porque a este país, le conviene y quiere que vengan. Pero recordemos que lo que le conviene a Estados Unidos con relación a Cuba, no es lo que le conviene a la nación cubana.

El tema de las relaciones culturales con Cuba, se dirige desde dos sitios: una en el Council on Foreign Relations (CFR) http://www.cfr.org/ que en el esotérico y arcano tema de Cuba tienen esta página http://www.cfr.org/region/cuba/ri213 ; y también, en la Agencia Central de Inteligencia (CIA) https://www.cia.gov/ , quienes en el mucho más arcano y esotérico cuban issues , muestran esto:

https://www.cia.gov/search?q=Cuba&x=16&y=4&site=CIA&output=xml_no_dtd&client=CIA&myAction=%2Fsearch&proxystylesheet=CIA&submitMethod=get

y son ellos, quienes deciden y ordenan todo lo que se hace y deshace en nuestra ínsula.

Somos una colonia yanqui. Aunque muchos no se lo crean, Cuba es una colonia norteamericana.

Estados Unidos es nuestra nueva metrópolis y verdadera dueña y propietaria de la isla de Cuba y de los cubanos desde el primero de enero de 1959.

Los hermanos Castro y su grupo son solo simples dóciles y serviles peones y lacayos al servicio de sus amos imperiales yanquis.

Repito, lo que dije al principio: los artistas cubanos son esclavos y no pueden decidir nada por su voluntad.

No se es un reclutado, por protervo y perverso. No en todos los casos. Se es, porque son esclavos y estos están sujetos a la perversión e intereses políticos maliciosos de sus amos estatales.

Son esclavos, y sobre sus cuerpos y contra sus cabezas, sus amos y propietarios hacen lo que quieren con ellos.

No pueden hacer otra cosa, si quisieran hacer algo diferente y lo logran, es porque al menos, tienen un atisbo de libertad, cosa que con los cubanos no ocurre o es porque están autorizados por sus manejadores o amos a decirlo o hacerlo.

A muchas personas les asombra la cantidad de cubanos vinculados a actividades despóticas y represivas contra infelices cubanos, que llegan desafiantes e impunes al territorio norteamericano. Pero hay que reconocer y decir que todos estos cubanos que tienen una reconocida vinculación pública con el gobierno castrista, llegan al territorio americano con la autorización del gobierno federal.

Todos estos cubanos castristas arriban a los Estados Unidos, porque el gobierno federal así lo quiere.

¿Y porqué?

Pues porque el gobierno federal, se subordina a requerimientos superiores.

¿Y, donde están esos requerimientos superiores?

Ya les dí los enlaces, en el CFR y en la CIA.

(¡Ojo, eh!. Eso no lo resuelve nadie votando por un presidente de un partido o de otro, durante el gobierno de los Castro y su grupo, desde 1959 hasta la fecha han pasado por Estados Unidos, doce presidentes americanos, de los cuales seis han sido demٕócratas y seis republicanos).

Por eso, hay que hablar con el CFR y la CIA y convencerlos de que no permitan la entrada de esas personas que representan los intereses de un gobierno hostil a Estados Unidos y que está considerado como un gobierno que apoya el terrorismo, pero me temo que en el gobierno federal ni en sus superiores del CFR y de la CIA, ni siquiera se dignen a hablar con gente como nosotros: colonizados que se nos permite estar en nuestra metrópolis.

Cuba no es un problema presidencial, Cuba es un problema imperial.

Hay quienes culpan de todo este desbarajuste a los gobernantes de ambos lados: de Cuba y de Estados Unidos, pero no, eso solo lo hace, las ordenanzas de un solo lado, los gobernantes de un solo lado y que son, los gobernantes encubiertos, que tienen el poder real y verdadero del imperio yanqui.

Los aparentes y supuestos gobernantes cubanos, me refiero a los Castro y su grupo, son lacayos sumisos y obedientes de los gobernantes de este imperio yanqui. Son ellos quienes gobiernan realmente en Cuba.

Somos una colonia de Estados Unidos.

Hay que tener bien claro que la inmensa mayoría de esos cubanos artistas, no son espías, no lo son, son simplemente chivatos, son informantes que son compelidos y obligados a serlo.

El espionaje es algo distinto de la chivaterٕía.

El espionaje político es una especialidad que se basa en la obtención de información secreta política y militar valiéndose de la infiltración y la penetración para pasarla a su mando de forma clandestina, secreta y oportuna.

Por ejemplo la famosa Red Avispa cubana ya disuelta con sus exponentes más conocidos como los Cinco Héroes son un ejemplo de espías y sus actividades realizadas concuerdan con las del espionaje. O también las de la espía norteamericana Ana Belén Montes.

La chivatería, es poner la oreja bien abierta y después, darle a la lengua con mucha movilidad.

Por eso, cuando ustedes vean llegar a los artistas cubanos como los cantantes Pablo Milanés, Pedro Luis Ferrer, Juan Formell, Silvio Rodríguez, o el pintor Agustín Bejerano (a este último se le fastidió su operación por haber sido acusado de un caso de pedofilia) por solo poner unos pocos ejemplos, al territorio de Estados Unidos, tengan por seguro que son funcionarios encubiertos del régimen de La Habana que vienen con un plan de trabajo dictado y aprendido para ponerlo en funcionamiento con la anuencia y autorización pública del gobierno federal americano, que conoce muy bien y a la perfección quienes son los que vienen, sus encomiendas y preparación especial como agente secreto, si es que la tiene.

Washington siempre sabe, quien es quien. Nunca lo pongan en duda.

Los agentes cubanos siempre piensan que son muy pícaros y perspicaces porque siempre logran confundir a los americanos de la CIA y del FBI, que son muy tontos.

Los agentes cubanos y los agentes norteamericanos son los ángulos correspondientes y adyacentes perfectos.

Los agentes cubanos que se creen que son muy pícaros y los agentes americanos que son geniales en hacerse los tontos.

Todo este esfuerzo y circo del imperio es para apoderarse de la isla cubana.

Recuerden que los hermanos Castro Ruz y su grupo, se han desentendido de la devolución del territorio de la Base Naval de Guantánamo, que es mío, es de mi propiedad personal por herencia.

Y que deseo ser el presidente de Cuba a cambio de eliminar de raíz a la población delincuencial que es peligrosa para la existencia de nuestro estado-nación; armar a la población civil apta; restablecer las libertades relativas y la democracia y hacer accesible las riquezas materiales de todos con el desarrollo industrial, energético y científico-técnico de manera evidente, para toda la población.

Respetuosamente:

Julio Soto Angurel jusoan1@hotmail.com

Cliffside Park , New Jersey . USA. 07010.

Miércoles 18 de abril de 2012.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s