Tres notas por Semana Santa

foto
Semana santa España. Fototeca: Galería de José-María Moreno García

Por Isaac Bigio

I.N.R.I.

Cada “Semana Santa” se recuerda el martirologio de Jesús en una cruz con la inscripción: “Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum” (Jesús de Nazaret Rey de los Judíos).
Esta es una frase en el idioma de Roma que demuestra que Jesús fue ejecutado por dicho imperio acusado de querer ser el soberano del pueblo y la religión judaicos.
Hoy un tercio de la humanidad considera a Jesús como divino (los cristianos) y un quinto o cuarto de ésta como un profeta (los musulmanes), pero muchas veces se confunde a las ideas en las que él creía con las de sus actuales seguidores.
Tal como la sigla INRI lo confirma, Jesús murió como judío, credo en el cual nació, se crió y nunca se apartó. Como tal, sus costumbres fueron muy distintas a la de la inmensa mayoría de los miles de millones de creyentes que hoy le veneran.
El celibato sacerdotal, la navidad, las misas, la trinidad, los santos, el purgatorio, el papado, la adoración a las imágenes, el calendario cristiano, las cruzadas y otros aportes del catolicismo son cosas que Jesús desconoció y que fueron siendo incorporadas a la mayor religión occidental varios siglos después de su crucifixión.
Las imágenes que le presentan con un rostro europeo es algo que no tiene asidero con la realidad. Una investigación de la BBC mostró que lo más probable es que éste debió haberse parecido al de otros semitas de la Palestina de hace 2 milenios, los cuales tenían una piel más oscurecida por el calor y el desierto.
La biblia solo habla de Jesús apenas nació y no mucho antes de morir, aunque no se cuenta de su infancia y juventud junto a sus hermanos. Sin embargo, en ningún momento se menciona que él se hubiese apartado del culto judío.
Él por ende debió haber sido circuncidado y haber celebrado las distintas festividades y ayunos hebreos (cosa que hoy no hace el 99% de sus seguidores); consideraba que los días empezaban al empezar la oscuridad (y no en la medianoche) y que el día de descanso era el sábado (donde no se podía cocinar o cabalgar) y no el domingo; se regía por el calendario lunar israelita cuyo año nuevo se da entre septiembre y octubre y es celebrado con rezos y luego con un ayuno seco de 24 horas; y en sus comidas solo podía ingerir carne matada y desangrada por autoridades religiosas siguiendo ritos judíos estándole vetado combinar éstas con lácteos o digerir cerdo o mariscos. En la última cena bien pudo haber comido el pan-galleta sin levadura (matzá) con lo cual los israelitas recuerdan la travesía de Moisés.
Los discípulos de Jesús tienen libros sagrados en latín, griego, hebreo, árabe, copto, armenio, etíope y varias lenguas modernas, aunque pocos miles recen en algún dialecto de la lengua en la que él predicó: el arameo.

.

Semana Santa

El hemisferioque más conmemora esta semana santa es el americano, el último en haber conocido el cristianismo, donde más del 95% de sus 900 millones de habitantes han sido educados en dicho credo. En cambio, el continente con menos porcentaje de personas que celebrará esta festividad es aquel donde vivió y murió Jesús y donde se escribieron los 2 testamentos (Asia), el mismo que es el único de todos donde los cristianos no son la religión mayoritaria sino la cuarta (tras el Islam, hinduismo y budismo). Hoy, menos del 10% de la población de las tierras bíblicas conmemora Semana Santa.
Ni Jesús ni ninguno de los miles de personajes de la Biblia supieron que existían las Américas así como tampoco a ninguno de sus pueblos o civilizaciones, a su fauna o a sus productos oriundos como maíz, papa, tomate, chocolate, vainilla, etc.
La primera vez que los cristianos llegaron a ese continente fue alrededor del primer milenio después de Cristo cuando los vikingos anclaron en Groenlandia. Sin embargo, había de esperarse 5 siglos después para que los cristianos descubriesen a las grandes culturas amerindias con sus pirámides, templos, pavos, llamas, quipus, puentes colgantes y demás cosas típicas de ellos.
La forma en la cual las tierras bíblicas se descristianizaron y de cómo se evangelizó a las Américas fue muy diferente.
Según Alberto Houroni en su ‘Historia de los Pueblos Árabes’ los mahometanos conquistaron velozmente al Medio Oriente en los siglos VII y VIII debido, en parte, al apoyo de varias congregaciones cristianas quienes querían escaparse del dominio de otra iglesia. Es más, la iglesia nestoriana se convirtió en la más extensa del planeta (iba desde el Mediterráneo hasta China) gracias a la protección de los califas. El Islam en sus primeros 2 siglos apenas convirtió a un 10% de la población del Medio Oriente. La fe musulmana creció gradualmente reivindicando a Jesús como profeta (pero no Dios) y ofreciendo menos impuestos a los conversos.
Durante las cruzadas muchos cristianos fueron masacrados tanto por los mahometanos como también por los propios cruzados (especialmente los que creían en iglesias ortodoxas).
El cristianismo, más bien, se impuso en las Américas con mucha violencia. La llegada de los europeos al Nuevo Mundo trajo epidemias que diezmaron a los amerindios y luego la inquisición persiguió otros cultos y construyó iglesias sobre templos indígenas. No obstante, varios ritos precolombinos supervivieron bajo la cobertura de santos, procesiones y festividades.
De México salieron los misioneros que transformaron a Filipinas en la mayor nación católica del Viejo Mundo, la misma donde suelen auto-crucificarse muchos fieles en semana santa. .
En América Latina el catolicismo evitó ser desfasado por religiones nativas, el Islam o el socialismo ateo, pero su principal competidor son cientos de nuevas iglesias, las cuales tienen sus propios festejos de semana santa, algunos incluso sin venerar a la cruz.

¿Jesús estuvo en América?

Esta Semana Santa es única en la historia mundial. Desde los primeros reinos cristianos hasta hoy, siempre la mayor potencia en venerar a dicha religión ha rendido en esta época culto a la crucifixión de Jesús, pero hoy en EEUU (el país con más creyentes en la Biblia que hay) tiende a ser nominado como uno de los 2 contendientes para su presidencia a alguien quien cree 100% que Cristo se apareció en las Américas después de ser crucificado y que siglos antes de nacer se apareció a las 2 tribus israelitas que supuestamente poblaron dicho continente.
Este candidato es Mitt Romney quien en esta semana ha asegurado tal delantera sobre sus contrincantes republicanos que ahora él viene siendo considerado por Obama como su gran rival.
Romney pertenece a una de las familias que fundaron o lideraron a una iglesia nacida hace 18 décadas en torno al Libro de Mormón, el cual narra la historia de cómo algunas familias judías poblaron la América precolombina y luego recibieron una visita de Jesús.
Siendo obispo mormón, Romney predicó que Cristo se apareció 2,600 años antes de nacer para socorrer a la primera oleada israelita que llegó a América y luego que él era conocido por la segunda oleada que arribó 600 años antes de Cristo y de la cual provienen los amerindios. También dice que luego de ser crucificado en Jerusalén él resucitó en América donde logró que todos sus habitantes se tornaran cristianos, justo cuando en los primeros siglos del cristianismo sus adeptos eran tan perseguidos por Roma.
Según el Libro de Mormón, el hecho de que los primeros israelitas que llegaron América hace 4,600 años no hayan seguido a Dios, hizo que éstos se autoextinguieran en una batalla que mató a 2 millones de personas, tras lo cual llegó una segunda oleada, la misma que se cristianizó totalmente hasta que antes del siglo V DC, acabó por asesinar a todos los cristianos que quedaron.
En castigo a ello, Jesús oscureció la piel de todos los amerindios, así como antes Dios lo había hecho con los negros, a los cuales los mormones vetaron entrar en sus templos hasta hace 1/3 de siglo.
Según Romney, los antiguos pre-colombinos tenían nombres, escrituras y ciudades semitas, tenían burros, caballos, elefantes, corderos, trigo, uva, seda, acero y demás implementos que solo llegaron a América después de 1492.
El Jesús mormón es uno muy diferente al de la Biblia, pues proclama que la tierra prometida es América (y la piel blanca muestra más pureza). Mientras para la mayoría de cristianos Jesús, el padre y el espiritu santo son un Dios trino, distintos apóstoles mormones han dicho que ellos son 3 dioses diferentes, que Jesús vive en la estrella Kobón junto a sus esposas y que él quiere que los más fieles puedan llegar a ser nuevos Dioses como él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.