Navidades

Nacimiento. Foto: Carlos M. Estefania

Por Isaac Bigio

La última semana de cada año es la más festiva de todas. Se supone que ésta se abre conmemorando el día en que nació Jesús y se cierra en el que se cambia el calendario basado en el año en el que él vino al mundo. Hoy, no obstante, los principales expertos sostienen que el nazareno nació meses antes del 25 de diciembre y años antes de Cristo.
Las navidades, si bien son la mayor fiesta de la mayor religión de la historia, se celebra con elementos provenientes de pueblos de las demás principales creencias.
‘Domingo/25/Diciembre’ es una frase compuesta con 3 palabras de origen no cristiano. Los días de la semana y los meses se denominan de acuerdo a la herencia pagana romana, en tanto que los dígitos fueron importados desde la cuna del hinduismo y el budismo (India) a la Cristiandad mediante los árabes que des-cristianizaron e islamizaron a todas las tierras bíblicas.
Jesús nació, vivió y murió obedeciendo el primer testamento judío. Sus comidas eran muy distintas con las que hoy se celebra su alumbramiento. En su última cena Jesús compartió el vino y el pan sin levadura (el cual hoy solo menos de 15 millones de judíos consumen en cada Pascua recordando la escases de la travesía desértica de Moisés) mientras que todas las carnes que él ingería debían ser sacrificadas y desangradas según los ritos judaicos, y jamás se podían probar sin que hubiesen pasado 3 horas desde que se hubiese bebido leche.
Hoy la carne navideña preferida es el pavo, que solo conocieron los cristianos en el último cuarto del tiempo de existencia de dicho credo cuando hace medio milenio los españoles llegaron a México. Estas aves no son matada según las costumbres bíblicas y se les degusta a la par que se toma el chocolate lácteo caliente.
Éste, a su vez, se prepara con alimentos desconocidos en la biblia. De Mesoamérica vienen la vainilla y el cacao, el cual era usado por los aztecas como moneda y se le consumía honrando a sus dioses, a quienes se les ofrendaban miles de corazones humanos (incluyendo de los primeros católicos que perecieron bajo esas prácticas). De la India de 330,000 dioses proviene el clavo de olor, la canela, la nuez moscada y el azúcar de caña.
El panetón italiano o el champán francés son productos más recientes, y menos de dos siglos tienen el Papá Noel con sus indumentarias, elfos y duendes, inventos neoyorkinos basados en el paganismo europeo pre-cristiano (de donde también vienen las prácticas de dar regalos, honrar al árbol navideño y festejar el equinoccio nórdico invernal y el 25 de diciembre).
La gran mayoría de los católicos no ve nieves en navidad y el 99% de ellos nunca ha visto a un reno en estado natural.
Hoy en navidades de habla, ora o canta en más de mil lenguas, aunque nadie las festeja en arameo, el idioma de Jesús y sus apóstoles.
Los principales exportadores de los juguetes navideños son los chinos ateos o budistas. Cada 25 de diciembre en el mayor reino cristiano que subsiste (el británico) no funciona el comercio o el transporte público, y las únicas tiendas y taxis que operan son de propiedad de musulmanes, sijs, hinduistas o judíos.
Más del 70% de la humanidad no profesa el cristianismo, en tanto que estas fiestas se han popularizado des-cristianizándose y convirtiéndose en una de las principales de la globalización multi-confesional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s