Recuerdos de Budapest (segunda parte)

Reliquia del brazo de San Esteban.

París, 4 de julio de 2011.

Querida Ofelia:

Te sigo contando sobre los magníficos días pasados en la majestuosa capital húngara. Comenzamos por visitar la Basílica de San Esteban que construida entre 1851 y 1906 por el arquitecto Jozsef Hild e inaugurada por el emperador Francisco José. Su enorme cúpula de 96 metros de altura de estilo neorenacentista está decorada con mosaicos. Es muy interesante la capilla donde se encuentra la reliquia del brazo derecho de San Esteban. Cada año el 20 de agosto es sacada en procesión, para celebrar el día de San Esteban I, primer rey húngaro, que fue canonizado en 1083.

Es curioso ver una silla delante de cada cuadro que representa el Via Crucis, para que las personas puedan orar cómodamente. En una capilla a la derecha de la entrada está representado el célebre Cardenal Minzenty crucificado en una hoz y un martillo, rodeado por alambres de púas.

El Cardenal Minzenty

Seguimos hasta la Plaza Roosevelt (siglo XIX), dedicada al presidente de los EE.UU. Franklin Delano Roosevelt. Frente a la plaza se alza uno de los hoteles más lujosos del mundo: el Gresham (1907). Ejemplo de arquitectura Art Nouveau. Fue el palacio de Thomas Gresham, consejero económico de la corona. Su busto se encuentra en lo alto de la entrada principal del hotel. El Café Gresham es el lugar de encuentro y de tertulias literarias de los intelectuales húngaros y sus homólogos extranjeros.

Una cubana en el vestíbulo del Hotel Gresham.

Cruzamos el Danubio a pie por El Puente de las Cadenas (Szechenyi Lanchid), que es el más antiguo de la ciudad, construido entre 1842 y 1849. Tiene 380 metros de largo y 16 de ancho. Construido en piedra y hierro, de noche se ilumina con bellas guirnaldas que cuelgan desde los cables que unen los arcos. En sus extremidades dos leones del escultor Janos Marschalko parecen hacer la guardia, para proteger a los que pasan por él. Los leones tienen una lengua demasiado pequeña y por lo tanto habría que subir hasta ellos- con el peligro de caer al Danubio- y mirar dentro de sus bocas para poder verlas. Cuentan que el día de la inauguración del puente, un zapatero gritó: “pero estos leones no tienen lenguas”. El público presente comenzó a burlarse del escultor que se encontraba presente, el cual se sintió tan humillado que se suicidó lanzándose al Danubio.

Un cubano en el Puente de las Cadenas de Budapest

Del otro lado del puente se llega a la rotonda Adam Clark en honor al ingeniero que construyó el puente. Allí comienza el túnel que pasa por debajo de la Colina del Castillo hasta el barrio de Krisztinavaros. También allí se puede tomar teleférico que lleva hasta el Palacio Real. En un pequeño jardín junto a la rotonda se encuentra una original escultura de mármol que señala el kilómetro cero de todas las carreteras húngaras.

Kilómetro cero de las carreteras húngaras.

Después de regresar al hotel, al anochecer tomamos la línea uno del metro más antiguo de Europa, inaugurado hace 128 años. Te parece que estás en una vieja película, pues ha conservado el estilo de sus entradas, escaleras, taquillas, decoración, etc. Fuimos a cenar al elegante Café Callas en la céntrica Avenida Andrassy, frente a la Ópera. Allí nos acordamos de nuestro amigo boricua Carlos, gran admirador de la sublime María Callas. En las calles perpendiculares a la gran avenida abundan los bares, restaurantes y cafés donde la juventud dorada húngara disfruta como la de París en el Quartier Latin, o la de Roma en el Transtevere. Lo original está en que cada butacón posee una especie de estola de lana para que las chicas escotadas se protejan en caso de que las temperaturas bajen en las bellas terrazas decoradas con flores y arbustos. Hay un savoir vivre en Budapest absolutamente delicioso.

Mañana continuaré a contarte nuestro viaje a Budapest.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s