Botánica after Humboldt

Series verdes, 1997 de Juan Urrios

Madrid, 5 de julio de 2011.

Querida Ofelia:

Acción Cultural Española organiza con el Centro de Arte y Naturaleza, Fundación Beulas de Huesca y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, la exposición Botánica after Humboldt, una muestra que ofrece un conjunto de fotografías de seis autores contemporáneos (Manel Armengol, Alberto Baraya, Joan Fontcuberta, Juan Carlos Martínez, Rafael Navarro y Juan Urrios) con una mirada creativa y muy novedosa sobre la ciencia de la botánica. Se busca de este modo la confluencia, en un mismo plano de arte y ciencia. Junto a las imágenes de los fotógrafos, Calcografía Nacional aporta, procedente de sus archivos y colecciones del siglo XVIII, una selección de grabados originales que contrastan con la rigurosidad de la perspectiva fotográfica.

Botánica after Humboldt combina con delicadeza y sin estridencias conocimiento y experiencia, siendo ambas aportaciones complemento necesario para comprender el recorrido histórico de la concepción plástica que de la botánica se ha tenido desde el siglo de las luces.

La muestra estuvo expuesta en las salas del CDAN en Huesca y está previsto que visite Portugal próximamente.

Desde siempre la botánica ha estado vinculada al conocimiento del mundo que nos rodea, a conocer y reconocer nuestro mundo real y cambiante. Los primeros estudios de plantas nacen de la necesidad de analizar este mundo, la naturaleza en profundidad. Y plantas y flores son los elementos más inmediatos porque brindan la posibilidad, gracias a su estatismo, de ser retratados y clasificados. Desde el mismo momento en que el primer estudioso traslada la planta al papel, en vez de secarla o atraparla en el tiempo como a una mariposa muerta, la dibuja y reproduce y se da un paso de imposible retroceso. En ese instante se sientan las pautas para una nueva interpretación de la naturaleza, pero también para la aparición de nuevos géneros en el arte.

La botánica junto con el estudio de la fauna autóctona fue unos de los motivos que propiciaron grandes expediciones científicas, exploraciones de gran importancia para la política colonialista, la expansión fronteriza, la conquista de nuevos mundos y la dominación y la explotación económica que conllevaron.

La llegada de la fotografía significó un gran cambio para la ciencia botánica. Como nueva herramienta de observación no se puede comparar con los dibujos que podemos ver en los archivos botánicos. Sin embargo, es a través de la fotografía como las plantas y las flores reciben un tratamiento único, se convierten en temas esenciales, y en muchos trabajos fotográficos prácticamente únicos. Una naturaleza reproducida de mil formas que se pueden englobar en dos grandes bloques: la realidad y la ficción. Para algunos fotógrafos, las plantas y las flores son la parte de la naturaleza más cercana con la que poder trabajar. Para otros es un territorio abierto a la manipulación genética, al engaño, a la suplantación, porque entre verdad y mentira apenas hay diferencia, y la poca que exista la fotografía la borra definitivamente.

Al igual que la historia nos muestra los resultados brillantes de las antiguas expediciones, aquí se muestran los exquisitos especímenes de una nueva botánica basada en una mirada actual, original y diversa. Fruto de una imaginación y de una observación matizada por la cultura y el conocimiento, estos seis artistas basan su trabajo no solamente en ese conocimiento, sino en sus propias ideas y experiencias. De alguna manera, cada uno de ellos ha hecho su propia expedición, su viaje hacia su propio interior. Un viaje conceptual, un viaje místico, un viaje iniciático. Y el resultado de esos viajes particulares y arriesgados es lo que se reúne en este conjunto de obras.

Los artistas que exponen sus obras son los siguientes:

Manel Armengol (Badalona 1949). De la serie “Herbarium”, (2004) un conjunto de 188 imágenes en blanco y negro, se muestran 24 fotografías que plantean la individualidad de cada planta, de cada flor. Con un metódico análisis de la realidad vegetal, el interés del artista se centra en la belleza y diferenciación de cada una de las plantas retratadas, con absoluto respeto y fidelidad a una realidad subjetivada por el ojo de la cámara.

Alberto Baraya (Bogotá, 1968). La reconstrucción de las históricas expediciones científicas es la forma en que el artista agrupa sus trabajos, un estudio sistemático y dentro de las más exigentes leyes de la botánica clásica, del mundo artificial de la vegetación actual. “Herbario de plantas artificiales” es la serie principal que se expone, junto con algunos trabajos de sus Expedición Nova Brasiliensis y Expedición Nueva Zelandia.

Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955). “Herbarium” (1982-1985) es un trabajo esencial en la historia de la fotografía actual y una pieza clave en la posmodernidad. La creación de un mundo vegetal ficticio en el que se analizan y se muestran, de acuerdo con la más estricta terminología botánica cada uno de sus elementos, marca una derivación de la fotografía tradicional, un guiño a la realidad y un homenaje a los maestros históricos de la fotografía en blanco y negro.

Juan Carlos Martínez (Campanario, Badajoz, 1978). “Expedición Spermopsida” (2007-2008) es el nombre de la serie de ocho fotografías en color y de gran tamaño, que se reúnen en esta exposición. Todas ella forman parte de una serie de expediciones a lugares en jardines y parques en los que tienen lugar encuentros sexuales furtivos. El intento de a través del estudio de la botánica de analizar los lugares y sus vinculaciones con el deseo, la naturaleza y el cuerpo, siempre jugando con la referencia a las históricas expediciones científicas y a las asociaciones de los términos latinos para nombrar a las plantas.

Rafael Navarro (Zaragoza, 1940). La relación vital con nuestro entorno cotidiano define la serie “Testigos” (2010), en la que la representación de las plantas se aleja de cualquier intento analítico y clasificador. Simplemente están, ahí, con sus cuerpos, es su presencia la que se nos ofrece de una forma esencial, con primeros planos que nos hablan más de sensaciones y sentimientos que de análisis botánico. Ellas, las plantas, son testigos de nuestras experiencias y desasosiegos. Permanecen con sus formas, cercanas a la abstracción, silenciosas presencias de nuestro mundo.

Juan Urrios (Barcelona, 1962). “Verdes” (1997), sintetiza la esencia de las plantas en una sola palabra que nos remite a su frescor, a su apariencia, a su interior, al jugo que corre por sus cuerpos: verde. En esta ocasión son fotografías con luz, en la que el verde es aun más fuerte, más central, más protagonista. A la idea de verde no solo responden las plantas pero aquí se juega con la definición, con el cliché y nuevamente con la ironía de lo que es y de lo que parecer ser. Texturas en primer plano, superficies vegetales, artificiales que todas remiten al mundo vegetal.

Exposición Botánica after Humboldt. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Del 16 de junio al 16 de septiembre de 2011. La Comisaria es Rosa Olivares.

Un gran abrazo desde la capital de nuestra querida España con gran cariño,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s