Por Montenegro (primera parte)

Fresco del monasterio ortodoxo de Rezevici.

París, 28 de junio de 2011.

Querida Ofelia:

Pasamos una excelente semana a orillas del Mar Adriático en Montenegro. Teníamos gran curiosidad por visitar ese país, sobre todo después de haber recorrido Croacia, Eslovenia y Bosnia, tres países que también formaron parte de Yugoslavia, antes de que ésta se desmembrara por medio de un baño de sangre inútil.

Volamos desde París por la línea aérea Aigle Azur (Águila Azul) y al aterrizar en la ciudad croata de Dubrovnik el piloto dijo por los altavoces: « Bienvenidos a Yugoslavia ». Me pareció provocador con vistas al público, temí un encontronazo con algún pasajero, pero por suerte éramos todos o casi todos turistas de otros países.

Estábamos esperando el transbordador para cruzar el río cuando me llamó la atención una publicidad donde aparecían cinco hombres de espalda. La guía me dijo que se trataba de una publicidad para teléfonos celulares.

Pasamos fácilmente la cercana frontera con Montenegro, guiados por una simpática joven llamada Mirjana, que nos acompañaría y guiaría en las cotidianas excursiones que hicimos desde el bello, cómodo y bien situado Hotel Iberostar Bellevue. Este hotel a orillas de la playa de Becici, tiene todas las condiciones para pasar unas buenas vacaciones: playa, piscinas, terrenos de tenis, jardines, áreas infantiles y un personal educado y amable. Tuve la oportunidad de conversar con don Antonio Montoro, su joven subdirector español, el cual me dio valiosas informaciones para que nuestra semana pasara lo mejor posible. Y así fue. En el hotel nos recibió la Srta. Andrea Balic de la Agencia Gulliver, su amabilidad fue grande y sus consejos muy útiles a propósito de las excursiones, además me proporcionó una valiosa documentación sobre su bello país. Dos personas difíciles de olvidar son el cocinero Yván, un verdadero gigante de unos siete pies de estatura y la dulcísima Gorica, la cual nos recibía en la entrada del restaurante cada día a la hora del desayuno y también a la hora de la cena. Como habrás podido constatar, nos llevamos una magnífica impresión de la población montenegrina. La juventud es guapa, simpática, políglota-sobre todo muchos hablan inglés, francés e italiano-, por lo que me recordaban a los jóvenes cubanos de los años sesenta. Las ciudades están muy limpias. Es un pueblo eminentemente civilizado, muy europeo.

Como anécdota sabrosa te contaré que se ven horribles casas nueva de los nuevos ricos, decoradas con esculturas de sirenas y leones. Siempre me he preguntado el por qué de esta pasión por los leones y las sirenas de los nuevos ricos. También se ven grandes depósitos de ventas de coches de segunda mano, con cientos de ellos, lo que ha provocado un chiste –quizás de mal gusto para los montenegrinos- que se cuenta en Italia: “Un gran anuncio publicitario propone: Vaya de vacaciones a Montenegro, no se preocupe por el coche que le robaron, allá lo encontrará”.

Estábamos sentados bajo unas palmeras datileras en un parque de la ciudad de Budva a orillas del mar, cuando vimos aparcar un Ferrari negro con cristales ahumados y ruedas doradas; de él se bajó un hombre que parecía la caricatura de Tony Montana: traje y mocasines blancos, camisa negra abierta, cadenona de oro al cuello, Rolex en la muñeca, gafas Ray Ban y un puro habano entre los labios. Llegamos a pensar que estaban filmando alguna película, pero no, este tipo de personaje, al igual que en los demás países del ex bloque soviético, imita el look de los gángsteres de pacotilla de las películas americanas,

Montenegro tiene una superficie de casi 14 000 kms. cuadrados, osea que es nueve veces menor que Cuba; su población es de 662 000 habitantes de los cuales 173 000 viven en su capital Podgorica. El clima es Mediterráneo en la costa, continental en las mesetas y subalpino en las montañas. Su mayor altura es el pico Bobotov Kuk con 2523 metros. Posee varios parques nacionales. Más el 20% del país está protegido ecológicamente por la comunidad internacional. La estructura hotelera se desarrolla rápidamente (actualmente el 21 % del producto interior bruto lo produce el turismo). Son bellos hoteles de arquitectura contemporánea de buen gusto, pero siento el temor de que esa bellísima y estrecha costa que poseen con un fondo de imponentes montañas cubiertas por bosques, se vea arruinada ecológicamente como hicieron los españoles en los años sesenta del siglo XX con: Benidorm, Torremolinos, etc.

Visitamos el monasterio ortodoxo de Praskvica, el cual saqueado y quemado por las tropas de Napoleón, pero sus frescos de 1681 se salvaron milagrosamente; en la capilla del tesoro entre numerosos objetos de gran valor, se puede admirar La Cruz de Oro del emperador Dusan (siglo XIV) y documentos firmados por Catalina la Grande. Allí cerca recorrimos el impresionante monasterio también ortodoxo de Rezevici (siglo XIII) en el cual se pueden ver bellos frescos.

La bellísima isla de Sveti Stefan es uno de los lugares más famosos del país. Lo que era un pequeño pueblo fortificado de pescadores, fue convertido por Tito en los años cincuenta del siglo XX en complejo hotelero de gran lujo. Desplazó a los pescadores y unió la isla a la playa en tierra firme por un terraplén. Entre sus célebres huéspedes se encuentran: Willy Brandt, Kir Douglas, Sofía Loren, Elizabeth Taylor y Richard Burton. Allí debían pasar su luna de miel Carlos de Inglaterra y Lady Diana, en la Villa 18 ( pequeña casa de dos pisos con jardín y piscina privada), pero al saber que los fotógrafos ya los esperaban, cambiaron de lugar de destino.

La isla hotel de Sveti Stefan

El recorrido por la amurallada ciudad de Budva fue impresionante. Fue fundada en el siglo V antes de Cristo por el héroe fenicio Cadmo, según la leyenda. Perteneció al Imperio Bizantino, a la República de Venecia, al Impero Austriaco hasta el 1918 y desde entonces a Montenegro. No pudimos visitar la Catedral católica (del siglo XV), pues como la ciudad es ortodoxa, sólo abre para las misas los domingos. Recorrimos la Iglesia ortodoxa de la Santísima Trinidad y La Ciudadela (siglo XV), situada sobre una colina rocosa, desde donde se goza de una espléndida vista sobre toda la ciudad y la playa Slovenska. Toda la ciudad está formada por estrechas callejuelas y pequeñas plazas con mucho encanto.

Grupo de jóvenes montenegrinos en la Ciudadela de Budva.

Antes de visitar este bello país sólo había leído tres libros en francés que tienen relación con él, te los recomiendo: “Voyage au Montenegro” de Pierre Loti, “Nouvelles orientales” de Marguerite Yourcenar y “Agneau noir et faucon gris: un voyage à travers la Yougoslavie” de Rebecca West.

Una anécdota original ocurrió cuando la guía detuvo el autocar en una gasolinera y dijo textualmente por el micrófono: “Señoras y señores, esperen un momentito, pues tengo necesidad urgente de ir al servicio”. ¡Sencillamente extraordinario!

Aprendí algo de montenegrino:

Buenos días = dobar dan, buenas tardes = dobro vece, por favor = molimvas, discúlpeme = izvinite, señor = gospodin, señora = gospoda, sí = da, no = ne, cerveza = privo, café = kafa, agua = voda, leche = mlijeko helado = sladoled, mar = more y taxi = taksi.

Y hablando de taxis, como siempre cada regla tiene una excepción, te contaré que pagamos un euro y medio por ir del Hotel Alexandre al nuestro y media hora después por el mismo recorrido en sentido contrario en otro taxi, cinco euros y medio. No dije nada, no valía la pena, pero tuve ganas de pedirle al taxista deshonesto, como ya lo hecho en otros países, que me llevara a una estación de policías.

Mañana continuaré contándote sobre esa semana extraordinaria montenegrina.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz con gran cariño y simpatía,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s