Pirámides

https://i0.wp.com/farm5.static.flickr.com/4073/4818165582_d375abd596.jpg
Foto:Sincere Stock

Por Isaac Bigio

Muchos creen que los árabes son destructores que hacen guerras, revoluciones o terrorismo. Sin embargo, los monumentos más altos que ha construido la humanidad desde sus primeras civilizaciones hasta hoy están en su región.
Hace unos 4,600 años el edificio más elevado del mundo, con 104 metros de altura, fue la pirámide roja de Sneferu. Pocas décadas después Keops hizo la de Giza con 146.5 metros de altura, la que fue durante casi 4,000 años la construcción más alta del mundo, aunque hoy es la única de las 7 maravillas del mundo antiguo que se puede ver.
Primero Europa y luego EEUU llegaron a levantar edificios más altos, aunque en el siglo XXI en Dubai se ha inaugurado un rascacielos piramidal que tiene casi unkilómetro desde sus pilares hasta su cima.
Sin embargo, las pirámides no son propiedad intelectual de los habitantes del Medio Oriente y tampoco muestran que los que han hecho éstas en el resto del mundo sean descendientes de los faraones o de alguna civilización humana o extraterrestre previas.
Las edificaciones que son más anchas en la base y que terminan en puntas son las formas más simples de hacer grandes monumentos. Hay pirámides desde Khmer en Camboya (la ciudad preindustrial más grande que se conoce) hasta París (la de la torre de Eiffel en 1889 fue la estructura más alta del globo).
Las pirámides hinduistas están decoradas con estatuas de dioses y sus interiores son templos para el público.
En Perú hay varias pirámides, algunas más antiguas que las del Nilo. Las del Norte de Lima son parte de la civilización conocida más antigua de las Américas, y en las inmediaciones de Trujillo están las de los chimúes en Chan Chán (la que fuera la principal ciudad precolombina del Pacífico).
En Mesoamérica hay tal vez una decena de veces más pirámides que en Egipto. Hay dos de ellas cuyo volumen (aunque no su altura) es mayor que la de Giza: la de Cholula y la del Mirador.
Las pirámides que hay en el desierto norafricano y en la jungla maya no solo muestran terrenos muy diversos sino formas de construcción y motivaciones muy diferentes.
Mientras que las del Nilo son tumbas privadas y con paredes lisas externas, las mesoamericanas eran escalonadas y tenían peldaños hasta sus achatadas cimas donde el rey viviente o sus sacerdotes se dirigían a una plaza contigua haciendo sacrificios.
Según la egiptóloga Kane Kooney, inicialmente los faraones construían monumentos planos sobre sus restos, pero luego surgió la idea de crear escalones que se iban haciendo más chicos dando la forma de una pirámide escalonada y después la obsesión de hacer éstas con ángulos perfectos y paredes externas blancas y lisas. El objetivo de ellas era hacer una mímica de cómo el sol ilumina desde un punto a una ancha base.
Las mesoamericanas, más bien, están a su vez construidas sobre pirámides más antiguas. Estas, a su vez, hacen homenaje a cerros, volcanes o cuevas sagradas.
Los derechos sobre las pirámides o sobre la violencia no son propios de los árabes sino de toda la humanidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s