ARQUITECTURA ALPINA EN MADRID


Madrid, 23 de abril de 2011.

Querida Ofelia,

Las  obras abandonan  por primera vez la Akademie der Künste de Berlín para ser expuestas dentro del ciclo de actividades dedicado a reflexionar sobre la utopía

Entre 1917 y 1918, en plena Gran Guerra, el arquitecto alemán Bruno Taut, concibió y editó Arquitectura Alpina, un tratado de arquitectura utópica desarrollado en 30 láminas. Centrado en apariencia en la construcción de un ambicioso entramado urbano en los Alpes, la significación del texto va mucho más allá. Sus implicaciones estéticas y filosóficas son una condensada síntesis de las ideas pacifistas, socialistas y místicas de Taut. El Círculo de Bellas Artes expone por primera vez la totalidad de las 30 láminas que conforman Arquitectura Alpina.

Taut afirma en la dedicatoria de la obra al káiser Guillermo II que su tratado aspira a ser una contribución a la Paz Eterna. El arquitecto asegura que la causa más profunda de la guerra es el aburrimiento. Para evitarlo, hay que proponer al pueblo –no sólo al alemán, sino al europeo en su conjunto– una ocupación más alta, “extrapolítica… puramente humana y cósmico-religiosa”: la construcción de una compleja trama urbana en los Alpes, “entre el Monte Rosa y la llanura del norte de Italia”.

Arquitectura Alpina acumula cándidas contradicciones desde su dedicatoria: un socialista pacifista acogiéndose a la protección de un emperador responsable de una guerra cruel; un arquitecto de sólida experiencia profesional planteando un proyecto a todas luces irrealizable.

Tal vez sea esa imagen de candidez utópica que se desprende de sus páginas lo que haya fascinado a tantos estudiosos de la obra de Taut, sean o no arquitectos. Pero, por debajo de esa presunta candidez utópica, Arquitectura Alpina esconde algunas cuestiones claves para arquitectos, urbanistas, especialistas en estética y pensadores sociales.

Las propuestas arquitectónicas de Taut se centran en una arquitectura realizada únicamente con cristal. Taut había realizado varias obras con estas características, pero, sobre todo, la arquitectura del cristal le fascinaba como metáfora de un nuevo orden vital. Taut seguía las ideas del poeta utópico Paul Scheerbart, autor de La arquitectura del cristal.  Scheerbart aseguraba: “Si queremos elevar nuestra cultura a un nivel superior, estamos obligados a transformar nuestra arquitectura”.

Las ideas de Scheerbart remiten al menos a las de Nietzsche, quien en La Gaya Ciencia, habla de una arquitectura para los que buscan el conocimiento. En su texto, el filósofo aboga por la construcción en las grandes ciudades modernas de “lugares silenciosos, vastos y espaciosos, con largas galerías acristaladas, edificios y construcciones que en su conjunto expresaran lo que tiene de sublime la meditación y el alejamiento del mundo”.

 

Taut opta también por una nueva relación, orgánica, simbiótica entre ciudad y naturaleza. En la lámina 12 de Arquitectura Alpina, proclama: “También nosotros somos sus átomos y acatamos su ley… en la creación. Admirarla ociosamente es sentimental. ¡Adornémosla creando en ella y con ella!”

 

Bruno Taut

 

Bruno Taut (Königsberg, 1880-Ankara, 1938) fue arquitecto y publicista. Es considerado como uno de los representantes más destacados del expresionismo alemán. Taut lideró un movimiento que ansiaba alcanzar mayores grados de expresión y libertad a través del arte y la arquitectura. Entre 1921 y 1924 trabajó como arquitecto municipal de Magdeburgo. Realizó varios edificios funcionales en Berlín y en 1932 se trasladó a Moscú. Posteriormente, en Japón, entró en contacto con el arte tradicional nipón.

Su obra más insigne es la cúpula prismática del Pabellón de Cristal en Colonia para la Exposición del año 1914. Visionario de la arquitectura del tercer milenio, sus bosquejos para una Arquitectura Alpina son reflejo de una visión utópica asumida. Su rechazo de la estética tradicional y su carácter aperturista dejaron una estela imborrable en las vanguardias del siglo XX.

La Exposición de las treinta láminas de Arquitectura Alpina , la propuesta utópica de Bruno Taut, estará abierta al público hasta el  17 de julio de 2011. Ha sido organizada por el  CBA y la Akademie der Künste de Berlín con la colaboración del Goethe Institut y la  Fundación Arquitectura y Sociedad.

Con gran cariño desde la capital de nuestra querida España,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s