Retrospectiva de Francisco Mangado en Madrid

El Pabellón de España en la Expo Zaragoza 2008. Obra de Francisco Mangado.

El Pabellón de España en la Expo Zaragoza 2008. Obra de Francisco Mangado.

París, 27 de febrero de 2011

Recordada Ofelia:

Francisco Mangado –Patxi, como es conocido por muchos– es, apenas superados los cincuenta años, una referencia ya indiscutible en el actual panorama de la arquitectura española. Navarro firmemente afincado en su tierra, Mangado es, al mismo tiempo, un arquitecto abierto a una ambición universal. Su obra aspira a una funcionalidad esencial tan exenta de rutina como de prosopopeya. La exposición Francisco Mangado. Arquitecto, permite contemplar, en el Círculo de Bellas Artes, una retrospectiva de su carrera hasta el 10 de abril de 2011. Su comisaria es Ariadna Cantis. En la muestra se pueden contemplar maquetas de proyectos y concursos de arquitectura, diversas muestras de materiales así como una serie de dibujos de diseño industrial.

Nacido en Navarra en 1957, Francisco Mangado es arquitecto por la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra, donde desarrolla su labor como profesor desde 1982. En el campo de la docencia, también ha sido profesor invitado en la Graduate School of Design de la Universidad de Harvard, Eero Saarinen Visiting Professor of Architecture en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Yale y profesor invitado en l’École Polytechnique Fédérale de Lausanne.

Desde junio de 2008 promueve la Fundación Arquitectura y Sociedad, que trabaja para favorecer la interacción de la arquitectura con otras disciplinas de la creación, el pensamiento y la economía. Paralelamente a su actividad académica y su dedicación a los programas de la Fundación, ejerce de arquitecto desde su estudio en Pamplona.

Entre los principales trabajos de Mangado destacan: el Palacio de Congresos y Auditorio de Pamplona; la plaza Pey Berland, en Burdeos, el Centro Municipal de Exposiciones y Congresos de Ávila; el Museo de Arqueología de Vitoria; el Campo de Fútbol de Palencia; el Pabellón de España para la Exposición Internacional Zaragoza 2008, el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca y el Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo. El Palacio de Congresos y Auditorio de Pamplona y el Centro Municipal de Exposiciones y Congresos de Ávila fueron incluidos en la exposición “on site” que el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) organizó en 2006 sobre arquitectura española. Gracias a esta labor profesional ha recibido, entre otros premios, el Andrea Palladio, el Thiene, el Architécti, el de la CEOE, el FAD, el de Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública del Ayuntamiento de Madrid, el Saloni, el Enor, el COAL, el Copper y el COAVN en la categoría de Edificación Dotacional.

Tan sólo el Pabellón de España en la Expo Zaragoza 2008 ha logrado multitud de galardones: Primer Premio Construmat 2009, Medalla de Oro Giancarlo Ius y Premio García Mercadal. En octubre de 2009 el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) otorgó a este mismo edificio el Premio de Arquitectura Española 2009.

Junto a la funcionalidad, tal vez sea la síntesis lo que caracteriza la obra de Mangado. Sus diseños de objetos y mobiliario y sus proyectos arquitectónicos aúnan modernidad y tradición y se abren a la multitud de referencias que ofrece la arquitectura contemporánea, cierta abstracción lírica y realismo constructivo.

Esa síntesis deriva seguramente de una concepción de la arquitectura como servicio. Como dice Juan Miguel Hernández León, arquitecto como Mangado y presidente del Círculo de Bellas Artes, en el prólogo del publicación que acompaña a la exposición: “Patxi sabe muy bien que el trabajo del arquitecto no se despliega en el vacío, sino que está sujeto a una negociación constante tanto en el plano teórico… como en la praxis cotidiana, donde los actores sociales, políticos y económicos juegan un papel determinante”.

La flexibilidad y capacidad negociadora –con los actores sociales, con el entorno, con los materiales, con las historia- de la obra de Mangado no quiere decir que el arquitecto navarro no tenga lenguaje propio. Según Carlos Jiménez, arquitecto y jurado Pritzker el glosario del arquitecto navarro, uno de cuyos principales ejemplos sería el complejo del Baluarte, en Pamplona, está marcado por algunos rasgos característicos. Entre ellos figuran “el audaz despliegue de la horizontalidad; el uso de la piedra para hacer sutiles referencias al contexto… la atención que presta a todos los acabados exteriores.

Un abrazo con gran cariño desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s