El Islam tras el nombre de varias de nuestras ciudades

https://i1.wp.com/lh4.ggpht.com/thortmenta/RjzO8NMjn8I/AAAAAAAAAUM/8mmBeYBy1mk/M%C3%A1laga+Capital+022.jpg
Málaga

 

Por Isaac Bigio


En el 2008 el monseñor Vittorio Formenti, director del Anuario del Pontífice, admitió ante el diario oficial del Vaticano que por primera vez en la historia el Islam había superado a su fe en número de fieles. Según él, todas las variantes musulmanas suman 1,300 millones de seguidores frente a los 1,130 millones de católicos (19.2% y 17.4% de la humanidad, respectivamente). Ciertamente que si a su iglesia se le sumaban otras denominaciones cristianas, éstas llegaban a un tercio de la población mundial.
El allí admitió que la fortaleza de su credo es América Latina. El español y el portugués son las principales lenguas en las que Roma se esparció globalmente y hoy son habladas por la mitad de sus feligreses. Mientras más de la mitad de los musulmanes viven en países que antes fueron colonias británicas, francesas, holandesas o rusas, hay muy pocos mahometanos dentro de los 600 a 700 millones de personas que viven en países de lengua ibérica.
Si usualmente el Islam fue tolerante ante los creyentes de la biblia y las potencias centro-europeas se llenaron de dependencias e inmigrantes musulmanes, Madrid y Lisboa crearon sus imperios proscribiendo al Corán.
Las monarquías española y portuguesa fueron quienes lograron mantener la superioridad del Papa no solo ante el Islam sino ante las disidencias cristianas. Por eso el Vaticano en 1494 en el tratado de Tordesillas dividió al mundo a conquistar entre esas dos realezas.
Estas se convirtieron en la punta de lanza de Roma contra la Meca precisamente porque fueron las únicas naciones occidentales que se forjaron contra la ocupación islámica (la cual duró 8 siglos) y que aún hoy no han podido librarse de tener las lenguas y toponimias de Europa más arabizadas.
Lisboa y Madrid llevan en su nombre la influencia del Medio Oriente. La primera fue llamada inicialmente Olissipo (derivada tal vez de ‘puerto seguro’ en fenicio) y luego cuando los moros la tomaron en el 719 la bautizaron como al-Lixbuna. La segunda provendría de vocablos árabes o mozárabes que significan ‘cauce’ o ‘matriz’.
La principal obra literaria del idioma español es Don Quijote de La Mancha (la cual es una región de Castilla cuyo apelativo viene del árabe ‘la’a Ma-anxa’ o ‘sin agua’).
Del árabe ha salido la toponimia de numerosas ciudades y puntos geográficos de España, desde el peñón de Gibraltar, la puerta del mar Mediterráneo, hasta el mayor pico de Iberia (el Mulhacén, bautizado así por el antepenúltimo rey nazarí de Granada).
América Latina, pese a ser la región del mundo con menos porcentaje de musulmanes, tiene muchas zonas cuyos nombres derivan del idioma del Corán. Esto se puede ver hasta en las partes más interiores y alejadas del Atlántico.
Jaén, la provincia amazónica que Ecuador se la disputó al Perú, viene del árabe ‘jayyan’ (cruce de caravanas). El Guadalquivir (del árabe ‘gran río’) atraviesa Sevilla en España y también Tarija en Bolivia. Esta última es el departamento fronterizo con Argentina del cual ha salido el presidente más electo de dicha nación (Paz Estenssoro), y cuyos pobladores, pese a su sangre quechua, se jactan de ser ‘andaluces’ (de ‘al-Andaluz’, el nombre árabe de España). Guadalajara, la ciudad mexicana donde en 1991 se realizó la primera de las 20 cumbres iberoamericanas, en árabe significa ‘río de piedras’.

Herencias de la España islámica

Londres es la ciudad desde donde se difundió al mundo el idioma, la iglesia, la industria y la cultura ingleses. Una paradoja es que en su mero centro hay dos monumentos que recuerdan a quien llegó a ser su principal enemigo cuando iniciaron su expansión: España.
La que homenajea a una hispana católica (Leonor de Castilla) es la cruz de Charing, la cual marcaba el inicio del sistema vial británico. La que recuerda a la España musulmana es la ‘Trafalgar’.
Esta última es la plaza desde donde parten las vías hacia el parlamento, el palacio real, los barrios de comercios y de teatros, y la City financiera. Allí se originan todos los buses nocturnos, se desarrollan los principales festivales de cada comunidad de Londres y allí pasan o acaban todas las grandes demostraciones.
Trafalgar viene del vocablo árabe ‘Taraf al-Ghar’ (el cabo de la cueva). Este es un islote andaluz donde el 21 de Octubre de 1805 los británicos se consolidaron como la mayor potencia naval en la batalla contra Francia y España.
En la primera mitad de sus 14 siglos de existencia el Islam ocupó Iberia y su herencia se ha visto reflejada en muchas de las costumbres, instituciones y nombres de muchas partes del mundo luso-hispano.
Mostraremos algunos ejemplos.
En 1815 Río se convirtió en la primera ciudad americana en liderar un imperio ultramarino. Este se llamó el Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve. Esta última región del suroeste portugués significa ‘al oeste’ en árabe.
Córdoba, que fue la capital del Califato de Iberia, tendría un origen fenicio o semita en su nombre que podría ser ‘qorteba’ (molino de aceite) o ‘Qart-tuba’ (ciudad buena). En honor a ésta fueron bautizados 3 municipios y un departamento en Colombia, 5 ciudades en EEUU además de otras en Alaska, Filipinas y México, un distrito de Huancavelica (Perú) y la segunda ciudad de la mayor república hispana (Argentina).
Granada, el último bastión moro en Iberia, cuya toponimia puede provenir del árabe ‘gar-anat’ (colina de peregrinos), le ha dado su nombre a pueblos selváticos de Yucatán (México) y de Chachapoyas (Perú), a un departamento de Nicaragua, a dos países del Caribe (Granada y San Vicente y las Granadinas) y a 3 municipios de Colombia (a la cual durante la época colonial se le conocía como ‘Nueva Granada’, la cual incluía a los actuales Ecuador, Venezuela, Panamá, Trinidad y Tobago y Guyana).
Cartagena, que fuera el principal puerto de dicho virreynato, proviene de ‘Cartago’, la civilización semita norafricana que dominó el oeste español antes de Cristo y de los romanos.
Málaga, cuyo nombre derivaría de vocablos semitas como ‘sal’ o ‘reino’, ha dado su nombre a un municipio y una bahía de Colombia, y localidades en México, Cuba, Dominicana y Guatemala.
En honor a Medina, la segunda ciudad santa del Islam, hay 7 localidades o municipios españoles y una provincia colombiana.
Cádiz (que en vocablos semitas significa ‘sitio amurallado’), fue la ciudad que lideró la resistencia española a la invasión francesa (1810-14) y el centro de la constituyente que declaró dar igualdad a los hispanos del viejo y nuevo mundo, es el nombre de ciudades históricas en Filipinas y Venezuela.
Toledo, una de las principales ciudades musulmanas y judías que tuvo España, dio su nombre a localidades en Argentina, Azores, Brasil, Colombia, EEUU, Filipinas y Uruguay, además de un apellido (como el del ex presidente peruano del 2001-2006 quien hoy podría ser re-electo).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s