Desde Miami: Una mala administración lleva a la quiebra

https://i1.wp.com/www.miamidade.gov/mayor/images/Photo_Gallery/vision_council/web4.jpg
Alcalde Carlos Àlvarez

 

 

Alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez,

Un mal funcionario incapaz de administrar los recursos económicos y humanos, es un individuo que llevará a la quiebra a cualquier empresa privada o entidad oficial.

Esto es lo que sucede con el Alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez, quien a través de su administración sólo se ha preocupado por sus intereses personales y los de los funcionarios que trabajan bajo sus órdenes.

Una administración buena y responsable, debe estar fuertemente ligada al rendimiento y al buen funcionamiento de una organización.

El alcalde debe saber que la administración de recursos humanos y económicos, consiste en el manejo eficiente de los medios tangibles o intangibles, para así lograr las metas previamente establecidas con responsabilidad y justicia.

El capital humano, el dinero, el tiempo y el sistema, son recursos susceptibles a ser administrados y una adecuada asignación de funciones, ayuda a que el conjunto sea más eficiente.

Quien no es honesto y justo, jamás debería desempeñar un cargo, en el que estén de por medio los intereses de la ciudadanía. El dinero recaudado por concepto de impuestos es sagrado.

El alcalde también debe saber que la administración de recursos humanos es uno de los campos de mayor importancia, ya que es la encargada de seleccionar, contratar y entrenar adecuadamente a los empleados remunerándolos de acuerdo a sus capacidades y funciones y no a favoritismos.

Los ciudadanos encargados de elegir a un funcionario público por votación, deben tener muchísimo cuidado, pues en esta persona estamos depositando nuestra confianza para que nos represente, teniendo muy en cuenta que los recursos económicos, si no son debidamente administrados, son finitos y tienen que servir para necesidades infinitas.

No basta haber sido Jefe del Departamento de Policía para ocupar el puesto de Alcalde de una ciudad tan importante como Miami-Dade, se necesita mucho más que eso.

La próxima vez que depositemos nuestro voto en la urna, debemos pensar que no podemos poner nuestro futuro y el de nuestros descendientes en manos de alguien de dudosa reputación.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s