EL VIRIL HUMANISMO DE JOHN FORD

 

 

El gran John Ford.

 

París, 29 de enero de 2011.

Mi recordada Ofelia,

 John Ford apenas necesita presentación. John Ford es siempre John Ford. En cine, cine en estado puro. En persona, un humanista íntegro que siempre rehusó elaborar grandes teorías y darse importancia. No lo necesitaba: John Ford era un hombre que sabía quién era.  Por eso, el ciclo que el Cine Estudio le dedica en febrero tiene un título muy simple: John Ford. No es necesario decir más. Quizás tan sólo especificar: Los espectadores podrán ver en la pantalla del Cine Estudio diez de sus títulos más emblemáticos, incluidos los cuatro que le proporcionaron otros tantos Óscar que recibió a lo largo de su carrera: El delator, Las uvas de la ira, ¡Qué verde era mi valle! y El hombre tranquilo.

Las películas de Ford, independientemente de que sus protagonistas sean los rudos independentistas irlandeses de El delator, los duros sheriffs de Pasión de los fuertes y El hombre que mató a Liberty Valance, o los miserables desplazados norteamericanos de Las uvas de la ira, siempre hablan de cosas tan universalmente humanas como la amistad, el sentido del deber y la moral, el sufrimiento y el sacrificio. Ford siempre ponía en juego grandes sentimientos en sus películas. Porque siempre se ponía en juego él mismo.

Al igual que sus personajes, protagonistas de hazañas épicas a las que no daban importancia ya que, simplemente, estaban haciendo lo que tenían que hacer, Ford retrató todas las pasiones del ser humano llegando hasta el fondo, pero sin darse ninguna importancia. Él también estaba haciendo, simplemente, lo que tenía que hacer. Por eso lo hacía con un lenguaje cinematográfico tan sencillo como depurado. Sin artificios, sin trucos, con una manera de narrar tan directa como llena de matices.

Casi tan famosas como sus películas, e inseparables del personaje de Ford, son las frases lapidarias que pronunció o que pronunciaron sobre él. Cuando el Comité de Actividades Norteamericanas creado por el senador Joseph MacCarthy le citó a una reunión, él se presentó con una de las frases más célebres del anecdotario de la historia del cine: “me llamo John Ford y hago películas del oeste”.

En una entrevista, Jean-Luc Godard le preguntó qué fue lo que le llevó a Hollywood. Ford dijo, simplemente: “Un tren”. En cierta ocasión, le preguntaron a Orson Welles cuáles eran los tres mejores directores de la historia del cine. Welles respondió sin pestañear: “John Ford, John Ford y John Ford”.

John Ford (o Sean Aloysius O’Feeny) nació en 1894 en Cape Elizabeth, Maine. Era el decimotercero hijo de unos inmigrantes irlandeses. En 1913 se traslada a Hollywood para trabajar con su hermano Francis Ford, director, guionista y actor en los estudios Universal.  En 1917 empieza a dirigir sus propias películas, westerns interpretados por Harry Carey y producidos casi en serie, la gran mayoría de los cuales no se conservan. Pero el talento de John Ford sólo alcanzaría su plenitud con el cine sonoro. Ya en 1935 ganó su primer Oscar con El Delator, un filme sobre las turbulencias políticas en la Irlanda anterior a la independencia.

Cuatro años después, con La diligencia, alcanzó el éxito total. Dotando a sus personajes de un trasfondo psicológico y social, Ford demostró que los western podían ser algo más que películas de tiros y de buenos y malos. En esta película comenzó una de las relaciones más duraderas e incuestionables de la historia del cine: la de John Ford y John Wayne. Juntos hicieron 22 películas, todas ellas memorables.

A partir de ahí, la leyenda de Ford no dejó de crecer. Identificado fundamentalmente (incluso por él mismo, como ya hemos visto) como un director de westerns, dominó multitud de registros. Supo ser un hábil costumbrista irlandés en El hombre tranquilo, un director de cine bélico de gran pulso en Escrito bajo el sol o un cineasta social de primer orden en Las uvas de la ira. Trabajó con los más importantes actores del star system de Hollywood (Maureen O’Hara, James Stewart, Henry Fonda, James Stewart, Spencer Tracy…).

Pese a su fama de conservador, John Ford  fue uno de los primeros directores de westerns en proporcionar una visión positiva de los indios –se dice que los nativos de la zona de Monument Valley, donde rodó muchos de sus más épicos westerns le respetaban profundamente. Su película El sargento negro, sobre un suboficial negro de la caballería norteamericana injustamente acusado de violación es precursora de la lucha por los derechos civiles de los años sesenta.

Su carrera se mantuvo plenamente viva hasta comienzos de los años sesenta, sumando más de un centenar de títulos. Entre 1960 y su muerte dirigió alguna que otra película, pero de forma muy esporádica. Murió el 31 de agosto de 1973 en Palm Desert a la edad de 79 años. Se dice, aunque probablemente sea una exageración, que sus últimas palabras fueron: “¿Alguien tiene un cigarro?”.

 

El ciclo John Ford se podrá ver del 1° al 20 de febrero en el madrileño Círculo de Bellas Artes:

EL DELATOR (The Informer) 1935.

LAS UVAS DE LA IRA (The Grapes of Wrath) 1940.  

¡QUÉ VERDE ERA MI VALLE! (How Green Was My Valley) 1941.

PASIÓN DE LOS FUERTES (My Darling Clementine) 1946.

EL HOMBRE TRANQUILO (The Quiet Man) 1949.

CENTAUROS DEL DESIERTO (The Searchers) 1956.

ESCRITO BAJO EL SOL (The Wing of Eagles) 1957.

EL ÚLTIMO HURRA (The Last Hurrah) 1958.

EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE (The Man Who Shot Liberty Valance)  1962.

LA TABERNA DEL IRLANDÉS (Donovan’s Reef) 1963.

Salvo los dos últimos filmes,  los vi  todos en los cines de mi querida Habana.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Fémlix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s