Publicado en España el noveno tomo de la serie Cartas a Ofelia

 


 

París, 3 de enero de 2011.

Querida Ofelia,

Acaba de ser publicado en España mi noveno libro de crónicas con  el titulo de Cartas de Félix José a Ofelia. Durante algunos días podrás encontrarlo y descargar gratis la versión para internet en la siguiente dirección:

http://www.eu93.net/Rincon-del-mas-alla.htm

Basta pinchar en la portada del libro para abrirlo, aunque se demora un poco pues contiene 104 crónicas- escritas en castellano, francés e italiano-, con un total de 432 páginas.

Su publicación ha sido posible gracias al trabajo realizado por los Talleres-Escuela de Asociación Federada Interregional Sociocultural.”EUROPA’93”, (Afisc. eu’93), en las Islas Canarias.

A continuación te reproduzco el prólogo escrito por alguien que bien conoces y quieres, nuestra inolvidable Marta Ruiz.

“New York, 25 de septiembre de 2010.

Querido Félix:

Ya que de cartas se trata, hagamos uso del género para complacer a un amigo, entrañable como pocos, tanto como ha sido, a través de muchos años, toda su familia, tan entrañable como Ofelia, y como Amado.

Tuve la infinita suerte de conocerlos a los dos. Infinita, porque desde entonces y para siempre me siento agradecida de haber disfrutado de su presencia. Me atraían a aquella casa de Soledad no sólo la luz y el afecto que fluían tan espontáneamente de mi eterno amigo Juan Alberto, la cortesía y amabilidad de su hermano Félix, sino, muy en particular, la acogida siempre tan especial que se dispensaba allí al visitante, sin importar su número ni indagar primero la razón de su presencia. Los rostros de Ofelia y Amado se iluminaban con sólo vernos aparecer y atravesar el umbral de su puerta. Nos hacían sentirnos verdaderos reyes y reinas felices en su trono de amor.  Aún siento el calor de las tardes a la puesta del sol, de las flores que creaba la magia de aquellas manos, del abrazo que acercaba a aquel pecho capaz de acogernos a todos como a hijos, del  apretón de manos tierno de aquel padre grande de todos. Y me pregunto: ¿Por qué los dejamos?

Como Félix, tuve la experiencia de separarme de mis seres queridos y dejarlos en circunstancias similares a las que describe Juan Alberto en la presentación del libro Entrañable Ofelia, es decir, sin posibilidades de conocer otro mundo. Mi experiencia primera tuvo viaje de regreso; la segunda, no.

Y se desata un ansia inacabable de convertirnos en pasaporte, trámite de aeropuerto, papel de aduana, compañero de viaje, avión, paisaje aéreo, aeropuerto, idioma extraño, encantador o no; gente distinta, clima, maletas, cielo, aire, fragancia, uso, alimento, cualquier cosa… que transmita fielmente lo que resulta inalcanzable, dolorosamente inalcanzable, para los que más queremos en este mundo, para aquellos a los que también debemos, en primerísimo lugar, esa realización personal, ese disfrute de lo nuevo, del mundo, del universo por el que lucharon para nosotros, que, paradójica y tristemente, aunque con todo el orgullo del mundo, sólo pueden ver a través de nosotros.

Puedo decir entonces que entiendo a Félix perfectamente y no sólo gracias a la letra y la descripción, sino al ansia infinita de los desterrados del corazón, de quienes lo llevan a todas partes sin tenerlo consigo, porque en algún lugar, por allá atrás, se quedó el de verdad, no el que late para que sigamos vivos, sino el que está lleno de nosotros.

Y me pregunto muchas veces si cada uno de los que emigra se ha preguntado si no cambiaría el mundo por un corazón lleno de un amor más grande que el mundo, como el que da una madre, un padre. ¿Puede haber un mundo mayor que el amor del corazón de un padre? Es el único capaz de llenar todo vacío. El vacío causado por toda nuestra tragedia, el que nunca nos ha permitido ser del todo felices.

Agradezcámosle a Félix, en nombre de los que se quedan, de los que sufren prohibiciones y represión, cobardía y abuso, pobreza, su afán de comunicador, de transmisor de visiones, sensaciones, conocimiento, análisis, reflexiones; de puente entre razas, culturas, idiosincrasias; su afán, en fin, de conectar a seres humanos de todos los confines con su espíritu universal de hoy, ayer y mañana.

Marta

Marta Ruiz, Licenciada, M.A. Reside en la ciudad de New York.”

Te  deseo   un próspero Año Nuevo lleno de: paz, amor, salud, bienestar  y Libertad*, en unión de tus seres queridos y… ¡Qué Dios te bendiga!

 

Félix José Hernández.

*Me es imposible escribir esa bella palabra con minúscula.

Cartas de Félix José, a Ofelia

Félix José Hernández

Depósito Legal nº  TF – 1656/2010

Edita, Imprime, Diseño, Maquetación y Montaje Gráfica:

Taller-Escuela de A.F.I.Sc. “eu’93” (EUROPA  Actualidad) – (Edición de 2010/12)

San Cristóbal de La Laguna – Tenerife – Islas Canarias – España

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s