Macbeth a la cárcel en Madrid

La bruja.

París, 12 de noviembre de 2010.

Querida Ofelia,

la versión del clásico de Shakespeare cuenta, recuperando la tradición de la época isabelina, con un reparto formado exclusivamente por hombres. Macbeth, una de las tragedias más conocidas de William Shakespeare, habla, sobre todo, de lo extremo: amor extremo, ambición extrema, miedo y violencia extremas. Teatro de Fondo ha condensado todas esas emociones extremas en un espacio extremo: una cárcel de hombres, un mundo de conspiraciones y luchas de poder, de traiciones y filias desmedidas.

Si en el texto original Shakespeare dibuja a Macbeth como un gran guerrero pero como un pésimo rey, indeciso, intrigante y ambicioso, Teatro de Fondo nos cuenta la historia de un hombre inocente que entra en la cárcel y al que unos fantasmas le dicen que va a ser rey, lo que desata su ambición y lo convierte en un criminal de verdad.

La propuesta de Teatro de Fondo es vertiginosa y violenta, como la tragedia shakespearana: ocho actores multiplicados por veintidós personajes llenan el castillo cárcel de Macbeth. Un universo cerrado en el que no hay inocentes. Todos son o acaban siendo culpables de algo. No hay buenos y malos, sólo castas de poder. La obra de teatro se convierte así en una especie de thriller carcelario lleno de acción, asesinatos y conspiraciones. En este ambiente opresivo, se desarrolla un argumento bien conocido. Macbeth y Banquo son sicarios de Duncan, el capo mafioso de la cárcel. Tras salvar a Malcolm, hijo del capo, se encuentran con tres apariciones que profetizan que Macbeth sustituirá a Duncan después de ser ascendido por el capo. De inmediato llega la noticia de su ascenso. Tentados por el cumplimiento parcial de la profecía, Macbeth y Lady Macbeth asesinan a Duncan. Macbeth se apodera de la corona, pero queda un obstáculo en su camino: las apariciones habían profetizado que Banquo ocuparía el trono. Macbeth decide hacerle desaparecer. El nuevo tirano se sumerge en una espiral de asesinatos indiscriminados para conservar el trono.

Teatro de Fondo recupera en esta obra la costumbre que había en la Inglaterra de Shakespeare de que sólo actuasen hombres. Por entonces, en el siglo XVII, estaba prohibido que las mujeres subiesen a escena. La compañía recupera esta costumbre por otra razón bien distinta: porque la acción es en una cárcel masculina y, claro, en ella no puede haber ninguna mujer. En el espectáculo tienen mucha importancia las apariciones sobrenaturales. En el original de Shakespeare son brujas. En esta versión, son los espectros de los presos que han muerto en la cárcel.

Teatro de Fondo, compañía nacida en 2002, es una de las más reconocidas compañías privadas de teatro clásico de España. Sus montajes se caracterizan, además, por un especial cuidado de la ambientación musical, que en ocasiones se torna protagonista. Entre sus espectáculos destacan: El desdén con el desdén (2002), Morgna Le Fay (2004), El maestro de danzar (2006) o Mucho ruido y pocas nueces (2008).

Macbeth.

Teatro de Fondo.

Círculo de Bellas Artes. Madrid.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s