Avilés

 

París, 18 de octubre de 2010.

Mi querida Ofelia,

Llegamos a las diez de la mañana de un sábado de agosto a Avilés procedentes de Oviedo y nos fuimos a pasar por el centro histórico. Nos habían dicho que era una ciudad que no valía la pena visitar. Sin embargo nos encontramos con que se organizaba una gran fiesta. Mientras avanzábamos por las estrechas calles cuyos inmuebles lucen balcones en hierro forjado, recordábamos  los de La Habana Vieja de hace medio siglo. Vimos a numerosas familias que se dirigían hacia la fiesta de la Plaza Central. Los comercios comenzaban a abrir y la ciudad se llenaba de gente que paseaba.

 

Monumento a Pedro Menéndez de Avilés en su ciudad natal.

En un parque encontramos un monumento, al frente del cual una tarja de bronce señalaba: A PEDRO MENÉNDEZ DE AVILÉS (119-1574). CABALLERO DEL HÁBITO DE SANTIAGO, CAPITÁN GENERAL DEL MAR OCÉANO, ADELANTADO Y CONQUISTADOR DE LA FLORIDA DONDE FUNDÓ LA CIUDAD DE SAN AGUSTÍN EN EL AÑO DE 1565.

Un anciano que me vio tomando la foto, desde el banco en el que estaba sentado me dijo: “ése no se merecía un monumento, pues bastantes indios que mató”. Le respondí: “lo sé señor, pero yo tomo la foto por curiosidad no por admiración a Pedro Menéndez”. El señor agregó: “entonces vale”.

Tuvimos que admirar la bella iglesia de San Francisco desde la puerta, pues se estaba celebrando la misa y el templo estaba repleto de fieles.

Una cubana en la Iglesia de San Francisco de Avilés.

Entramos a almorzar a un restaurante cuya fachada estaba cubierta por azulejos que anunciaban: “ En esta casa podrás comer, beber y disfrutar hasta que tu cuerpo y tu alma no puedan más…” La fabada asturiana estaba deliciosa. Allí recordé a la madre de una vieja amiga que vive en Miami y que me recomendó ir a un restaurante de esa ciudad “donde se podía comer hasta por los ojos”.

Azulejos de la fachada de un restaurante de Avilés.

Después del almuerzo seguimos paseando por la agradable y acogedora Avilés, hasta que regresamos a Oviedo al anochecer.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s